Enfermería en campamentos de verano

Enfermería en campamentos de verano

Los campamentos son una de las opciones de ocio más demandada en verano para menores de edad. Para ellos son días de libertad y desconexión, pero durante su estancia pueden surgir muchas situaciones en las que se necesiten unos cuidados sanitarios urgentes.

Su labor, como la enfermería escolar, tiene dos puntos clave: el cuidado y la educación. Por un lado dan apoyo sanitario ante un primer problema de salud que pueda surgir: lesiones musculares, cortes, caídas, golpes de calor…. Dependiendo del caso y gravedad bastará con actuar in situ o posteriormente deberán trasladar al menor al centro de salud u hospital más cercano.  Por otra parte realizan una labor educativa en temáticas como la importancia del deporte, una correcta nutrición, higiene o sexualidad y consumo de alcohol y drogas en la adolescencia.

Campamentos de niños con enfermedades

Esta labor en educación para la salud es especialmente importante en campamentos  a los que acuden niñas y niños con enfermedades diagnosticadas, como la diabetes. Así, por ejemplo en el campamento de la Asociación Diabetes de Madrid, el equipo sanitario es amplio y en él trabajan tres enfermeros.  Todos ellos, además, padecen también diabetes lo que hace que conozcan de primera mano los posibles problemas que puedan tener los pequeños y cómo ayudarles.

La vida en el campamento

Jorge es uno de los enfermeros que pasa parte de sus vacaciones  en este campamento. Como todos los días su jornada comienza a las 8 de la mañana. A esa hora se realiza el primer control y las pautas  antes del desayuno. Después llega el momento de la charla educativa, cuya temática varía en función del día: diabetes y deporte, cómo pincharse correctamente la insulina, tipos de dispositivos, etc. Es fundamental el trabajo previo de preparación ya que debe realizarse de forma lúdica y sencilla para conseguir captar la atención de los jóvenes. Y después de la teoría, es el momento de hacer diferentes actividades deportivas o salir a hacer alguna excursión.

Aquí, en las salidas y actividades deportivas, es donde su presencia gana enteros ya que, en caso de que ocurra algún problema con uno de los infantes, la atención inmediata puede ser de vital importancia si nos encontramos lejos de un centro de salud u hospital. Por eso, en el campamento de la Asociación Diabetes de Madrid, es imprescindible que, a cada salida, acuda al menos una enfermera o enfermero.  «Si un niño se cae, si tiene un hematoma, si le duele la cabeza, si se pone malito con diarrea… debería tener al menos un sanitario que pudiera ayudarle por lo menos en el momento agudo de la situación actual.  El primer auxilio inmediato es importante que haya un sanitario que se lo haga», afirma Mª José, otra de las enfermeras del campamento.

Mientras unos salen de paseo, otros permanecen en el campamento jugando al baloncesto. Allí los enfermeros Jorge y Marco montan un puesto de hipoglucemias para controlar y atender las fluctuaciones de los niños diabéticos.  Una vez acabada la actividad, toca de nuevo control y pautas para valorar el control de la insulina que han de realizar los jóvenes a la hora de la comida. Un momento en el que también aprovechan para inculcar la importancia de una dieta sana y variada.

La seguridad de los menores es un derecho incuestionable que todo organizador de campamentos debe tener en cuenta y para ello, la presencia permanente de un profesional de enfermería es una garantía.

Estás viendo:
Enfermería en campamentos de verano

¡Compártelo!