Los riesgos ergonómicos son un problema de salud laboral de primera magnitud

Los riesgos ergonómicos son un problema de primera magnitud. Para SATSE el incumplimiento reiterado de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales por parte de las administraciones sanitarias competentes está provocando que las enfermeras y enfermeros sigan sufriendo distintos problemas musculo-esqueléticos, así como hernias o fracturas, provocados por los riesgos ergonómicos.

SATSE recuerda que los factores de riesgos ergonómicos son aquellas características de trabajo o condiciones del entorno laboral, que pueden propiciar la aparición de lesiones, tanto físicas como psíquicas, y que, generalmente, aparecen en el desarrollo de actividades repetitivas o que impliquen un sobreesfuerzo.

El Sindicato subraya que los delegados de prevención de la organización sindical vienen constatando que los diferentes servicios de riesgos laborales de los centros sanitarios y sociosanitarios no están asegurando el cumplimiento de las medidas y actuaciones contempladas por Ley para evitar que las enfermeras, enfermeros y  fisioterapeutas empeoren su salud a causa, principalmente, de la realización de movimientos repetitivos, utilización de alteraciones posturales forzadas o la ausencia de recursos para el levantamiento de un peso excesivo, entre otros.

Todas estas condiciones se traducen en un sobreesfuerzo de los profesionales, más aún cuando el número de pacientes a los que tienen que atender es muy variable y habitualmente excede de una ratio segura para el paciente y el trabajador. Por ello, es fundamental la evaluación de riesgos individualizada en caso de personas especialmente sensibles, como enfermeras o fisioterapeutas gestantes, lactantes y profesionales de mayor edad, señala SATSE.

Consecuencias para la salud

“Cada uno de estos riesgos ergonómicos pueden llegar a generar un accidente o trastornos musculo-esqueléticos, principalmente de espalda y dorso-lumbares, hernias y fracturas que, además de afectar al profesional, conlleva mayores costes para el sistema sanitario motivados por la necesaria baja laboral del trabajador”, apunta.

Al respecto, el Sindicato de Enfermería incide en que, en la actualidad, hay muchas bajas motivadas por este tipo de problemas musculo-esqueléticos, de ahí que insista en la importancia de que los responsables en materia de salud laboral acometan las medidas necesarias a nivel organizativo y de recursos humanos y materiales, así como de acondicionamiento de espacios de trabajo o evaluación de puestos para disminuir su incidencia dentro del colectivo enfermero.

Identificación y actuación

En concreto, SATSE reclama que los distintos servicios de riesgos laborales realicen las evaluaciones específicas a las que están obligados de cara a una correcta identificación de los riesgos ergonómicos existentes y que centren su actuación en evitar que afecten negativamente a la salud y seguridad de las enfermeras y enfermeros. Unas actuaciones de mejora en las que el beneficio supera con creces la inversión por parte de la Dirección o Gerencia correspondiente, agrega.

“Durante muchos años no se ha prestado atención ni se ha dado la debida importancia a este tipo de riesgos a pesar de que la evidencia constata que constituyen un problema de primera magnitud para unos profesionales sanitarios, como son las enfermeras y enfermeros, que todos los días priorizan la salud y la seguridad de sus pacientes dejando en muchos casos de lado la suya”, concluye la organización sindical.

Estás viendo:
Los riesgos ergonómicos son un problema de salud laboral de primera magnitud

¡Compártelo!