España desoyó las recomendaciones internacionales

Más de 28.000 profesionales sanitarios con COVID-19. Esta cifra representa un tasa del 15 por ciento (15,4) sobre el total de contagiados. Y esto es sólo la punta del iceberg de un problema, el de España, que para el Sindicato de Enfermería es fruto de enviar a quienes están en primera línea de lucha contra el virus sin protección. Muchos profesionales sanitarios han tenido que trabajar con síntomas leves y con el miedo de convertirse en vector de transmisión.

El Sindicato de Enfermería no parará hasta conseguir que los profesionales sanitarios de este país cuenten con las herramientas necesarias para hacer frente a COVID -19. Material de protección y tests suficientes para identificar a los positivos. El éxito de los países que sí han conseguido frenar la epidemia en sus países como Corea del Sur. España, sin embargo, desoyó para SATSE las recomendaciones internacionales.

La última denuncia de SATSE sobre la actuación del Gobierno Español ha sido ante el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.  España desoyó sus recomendaciones. Para SATSE ha quedado más que demostrada la falta de diligencia de las autoridades españolas por no proteger en tiempo y forma a sus profesionales sanitarios.  A día de hoy, es una situación, explica el Sindicato, aún no resuelta porque seguimos sin contar con los suficientes equipos de protección individual.

Ninguna medida para frenar la propagación

En el escrito de denuncia remitido por el presidente de SATSE, Manuel Cascos, a esta agencia de la Unión Europea (UE), la organización sindical recuerda que, desde finales del pasado mes de enero, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades alertó al Estado español de que el riesgo de transmisión del coronavirus era muy alto. Desde ese momento, y en sucesivos informes, esta agencia de la Unión Europea continuó haciendo recomendaciones para evitar colapsos en los sistemas de salud de los diferentes países del viejo continente, así como medidas para frenar la propagación del coronavirus, respecto de las cuales el Gobierno español hizo “oídos sordos”.

El Gobierno desoyó medidas de distanciamiento social

Entre otras, el 2 de marzo recomendó a los Estados miembros la adopción de medidas de distanciamiento social individual para evitar el contagio de esta grave enfermedad y, pese a ello, se siguieron autorizando manifestaciones, como la del Día Internacional de la Mujer, y eventos deportivos, culturales y políticos, todo ellos con una afluencia de miles de personas.

Llamamiento a la compra de suministros

Además de las recomendaciones efectuadas por el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, desde la Unión Europea se realizó un llamamiento a la compra de recursos y materiales sanitarios, de forma reiterada, y, aun así, el Estado español seguía manifestando el 13 de febrero que nuestro país tenía suficiente suministro y equipos personales de emergencia. Cuando ya desde

“La pandemia se ha cobrado la vida de miles de personas”

“La advertencia era meridiana, pero, pese a conocerla, el Gobierno de España no se anticipó a una realidad que es hoy ya desoladora. La pandemia se ha cobrado la vida de miles de personas y también de profesionales sanitarios que estaban en primera línea en la lucha contra esta grave enfermedad”, afirman desde la organización sindical.

Incumplimiento de la normativa europea

En definitiva, SATSE subraya ante el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades que ha quedado más que demostrada la falta de diligencia necesaria por parte de las autoridades españolas al no empezar hasta finales de marzo a realizar las gestiones oportunas para proteger a sus profesionales sanitarios, algo que, a día de hoy, aún no se ha logrado porque sigue sin haber los suficientes equipos de protección individual.

La organización sindical también insiste en que se ha producido un claro incumplimiento de numerosas normativas y directivas europeas, así como legislación española, en materia de prevención de riesgos laborales por parte del Estado español, al no evitar que los trabajadores sanitarios ejerzan su labor desprotegidos contra la Covid-19.

¿Qué tasa de contagio entre profesionales tienen los países?

Contar con una tasa del 15 por ciento es para cualquier experto una enorme fuente de preocupación.  El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha dicho reiteradamente sentirse preocupado por “el gran número” de profesionales sanitarios infectados por coronavirus. Ha advertido que es una “tendencia alarmante” que en algún país se haya infectado más del diez por ciento de los profesionales.

La mayoría de los países no publica sus tasas de contagio entre profesionales. No lo hace junto al resto de datos referidos a la pandemia, y son reacios a identificarlos por profesiones. Sin embargo, sí conocemos estas cifras a través de los medios de comunicación. En el caso de Estados Unidos, a 9 de abril, con 460.000 casos, se contaban con 9.044 profesionales infectados. Esto supone una tasa cercana al 2 por ciento. Según China, su tasa de contagio entre profesionales está próximo al 4 (3,8%). Italia la sitúa en el 9 por ciento.

Según un estudio publicado en Jama  el número cada vez mayor de casos confirmados, la carga de trabajo y la falta de los equipos influyen en la carga mental de estos trabajadores de la salud. Genera síntomas de angustia y estrés, que son difíciles de resolver. Los problemas psicosociales se prolongarán después de la epidemia. Los expertos creen que los profesionales necesitarán apoyo psicológico.

Estás viendo:
España desoyó las recomendaciones internacionales

¡Compártelo!