A solas con Llum Barrera

Queríamos hacer una entrevista transgresora pero nos dimos cuenta de que a veces las cosas se disfrutan más sin artificios, puras, como es ella. Así que, simplemente, nos dedicamos a charlar. Así fue como me quedé a solas con Llum Barrera, una mujer que igual se atreve con un soliloquio que con la Gala de Premios Ed, que cultiva la fina ironía y el comentario argumentado sobre política, arte y sanidad.

Nuestra cita fue un jueves de octubre en el Bastardo Hostel, a la hora del vermut -aunque decidimos tomar un agua-.  Ella estaba recién llegada de Valencia, donde se graba el programa de IB3 del que es presentadora y, a pesar del ajetreo de su día a día, nos dedicó un par de horitas de lo más productivas. Y así fue como nos quedamos a solas con Llum Barrera. Y tan ricamente.

“La cultura es la sanidad para el alma”

Aunque nos confesó que no tiene nada que ver con la sanidad, Llum nos sorprendió con una fina sensibilidad -también un fino humor- con la enfermería y la fisioterapia. Quizá tiene algo que ver con las visitas al hospital con sus padres o, simplemente, con el interés que le pone a las cosas que realmente importan en la vida. Lo que está claro es que está más que concienciada con la labor que realizan estos profesionales sanitarios en nuestro país, que hacen horas de más y que esa dedicación, “eso, no está pagado con el suelo de un enfermero o una enfermera”.

También charlamos de feminismo

-¿Te consideras feminista?

Llum, lo tiene claro. Sí rotundo. Hay que serlo, nos cuenta, porque “hemos avanzado mucho pero no está de más que sigamos reivindicando el puesto que nos toca en la sociedad”. En un mundo lleno de desigualdades, por supuesto también en nuestro país, “faltan muchas mujeres en puestos relevantes”, nos cuenta.

En enero de 2021 está previsto que los permisos por paternidad y maternidad estén equiparados. Por delante tenemos todavía un año para lograr igualdad, que esperamos sea de verdad, a la hora de ser madres y padres. Por el momento, nos cuenta Llum, tenemos que seguir trabajando y luchando. Aunque la actriz y periodista lo tiene muy claro, en su escala de prioridades está la violencia contra la mujer: “que no se siga matando a mujeres por el simple hecho de ser mujeres”.

Empatía, esa virtud que comparte con las enfermeras y enfermeros

Si algo le caracteriza es su ironía, su incontestable buen humor y su empatía, virtud que comparte con la enfermería. Como ella misma nos ha contado tiene que meterse en la piel de muchas personas y en ocasiones las vivencias son duras, “se te hace difícil no emocionarte o implicarte más de la cuenta porque no toca en esa secuencia” y el “personal sanitario” lo consigue, “está hecho de otra pasta”.

“Faltan muchas mujeres en puestos relevantes”

Quizá porque ellos conviven con este tipo de situaciones todos los días, nos cuenta, pero desde luego reconoce que tiene mucho que aprender de la enfermería sobre cómo gestionar este tipo de situaciones.

Esta mujer no para

Ahora está de gira con la obra de teatro “La lista de mis deseos” pero ella es lo que podemos llamar un culo inquieto, no para. Además de presentar Agafam si pots, en IB3, tan pronto hace un cameo en una serie, colabora en Zapeando o presenta eventos como los Premios Ed que, por cierto, condujo con pura maestría.

Y allí, ante casi 1000 enfermeras y enfermeros en el patio de butacas, repartió chites, guiños a los finalistas, pidió muy discretamente discursos que fueran al grano y, como no, dio un poquito de caña a los políticos asistentes porque “si no aprovechamos” en eventos como este “luego nunca nos dais cita”.

Llum aprueba el test sobre enfermería

Pero volviendo a nuestro encuentro, como cada vez que entrevisto a alguien, iba con un deseo bien definido: en esta ocasión era hacerle un test picadito, a modo concurso, para saber cuánto sabe Llum Barrera sobre enfermería. Fue sorpresa, lo juro, y resultó que no solo pasó la prueba con nota si no que me dejó claro que si me da un vahído ella sí sabría cómo actuar para salvarme la vida.

Afortunadamente logré exprimir los minutos al máximo, charlar un poquito de política, de lo confundida que está alguna gente con la vida que llevan los artistas e incluso del poder de las redes sociales. Me contó que, para ella, “la cultura es la sanidad para el alma” y que en su lista de deseos pasar tiempo con su familia está en pole position. Y así fue como esta mallorquina todoterreno no solo conquistó al patio de butacas de los Cines Capitol sino también al equipo de Enfermería tv al completo.

Estás viendo:
A solas con Llum Barrera

¡Compártelo!