En contra de vacunar y hacer pruebas en las oficinas privadas de farmacia

El conjunto de la profesión Enfermera rechaza rotundamente que pueda vacunarse y hacerse test Covid-19 en las oficinas privadas de farmacia. Consideran que se trata de un paso más para una privatización encubierta de la sanidad pública, con profesionales no cualificados.

La Conferencia Estatal de Decanos, Directivos de Enfermería, Sociedades Científicas de Enfermería, Sindicato de Enfermería y el Consejo General de Enfermería han firmado un manifiesto en el que se oponen frontalmente a la iniciativa propuesta por el colectivo de oficinas privadas de farmacia, y algún gobierno autonómico, de promoción de la vacunación y realización de pruebas para la detección del COVID-19 en las oficinas privadas de farmacia. Se muestran en contra de vacunar y hacer pruebas en las oficinas privadas de farmacia.

«La vacunación en las oficinas privadas de farmacia, pondría en riesgo la salud de la población y la seguridad de los pacientes»

Para estas organizaciones «la vacunación en las oficinas privadas de farmacia, pondría en riesgo la salud de la población y la seguridad de los pacientes debido a la falta de competencias profesionales de los farmacéuticos». Ven con preocupación la apertura de una nueva «línea de negocio privado relacionado con la asistencia sanitaria«.

Alta cualificación

La recogida de estas muestras , explican, «requiere de una cualificación elevada. En caso contrario podrían registrarse falsos positivos por una mala técnica. Otros aspectos como la confluencia de pacientes por distintos motivos en la farmacia, en espacios reducidos y sin circuito seguro de tránsito de personas, eliminación de residuos biológicos contaminados, etc., podrían ser un foco de contagio a la población. En su conjunto, no disponer de personal cualificado para la realización, interpretación, registro, comunicación y traslados de estas pruebas y sus resultados, hacen inviable la utilización de las farmacias para estas pruebas». Fernando Simón también ha mostrado su opinión en este sentido. Se mostraba muy escéptico ante el planteamiento de esta posibilidad.

En el modelo sanitario público actual, desde estas organizaciones insisten en que «no existe ninguna necesidad de vacunar o realizar Pruebas Diagnósticas para COVID en una farmacia. Los argumentos esgrimidos sobre la asistencia en farmacias en algún país de nuestro entorno (como Francia o Italia) encuentra una respuesta sólida. Se trata de países donde las farmacias están en régimen de libre competencia, pueden ser gestionadas por otros profesionales sanitarios y pueden instalarse en centros o instalaciones sanitarias». Además, estas organizaciones insisten en que estos países, «no cuentan con una red de centros de Salud tan accesible y solvente«.

Últimas cifras Covid-19

Desde estas organizaciones se insiste en que el camino es reforzar el sistema sanitario, apoyando «los servicios públicos y apoyando las competencias de las enfermeras y enfermeros que llevan años demostrando la calidad y eficacia de sus actuaciones profesionales».

Normativa

En los últimos años el colectivo farmacéutico viene reclamando de forma insistente nuevas competencias. No es una polémica nueva, ni aislada, ni exclusiva de las vacunas. Llevan años solicitando la atención en los domicilios de los pacientes y cuidadores. Estas propuestas colisionan totalmente con la normativa vigente. La Ley del Medicamento tiene establecidas «unas incompatibilidades que impiden al farmacéutico tomar parte en este tipo de procesos». Tampoco puede llevar a cabo la prescripción de estas pruebas con cargo al sistema sanitario. Desde la Mesa de la Profesión Enfermera explican que «en esto coinciden los asesores jurídicos de los propios farmacéuticos».

De otro lado,  la realización de pruebas diagnósticas implica el tratamiento de datos de salud de los pacientes. Estos datos están especialmente protegidos conforme a la legislación en materia de datos personales. También el manejo de historias clínicas, en este caso con fines de salud pública, lo que obliga a preservar los datos de identificación personal del paciente.

Por todo ello, estas organizaciones no son partidarias de la propuesta. Se muestran rotundamente en contra de vacunar y hacer pruebas en las oficinas privadas de farmacia. También de desarrollar cualquier actividad que debe prestarse en un centro de salud. Con todas las garantías que ofrecen los equipos sanitarios con los que cuentan.

Estás viendo:
En contra de vacunar y hacer pruebas en las oficinas privadas de farmacia

¡Compártelo!