Emoción salpicada de incertidumbre en los EIR de la pandemia

Después de meses de retraso los EIR 2020 ya pueden elegir plaza, aunque este año la crisis sanitaria obliga a hacerlo 100% electrónicamente. Emoción, dudas e incertidumbre invaden a estos 1.495 jóvenes que han visto como la pandemia ha cambiado completamente su soñada residencia. ¿Qué pasará con las rotaciones si hay rebrote? ¿Con qué panorama se van a encontrar? ¿Serán estos EIR clave para el futuro de las especialidades?

Tuvieron que esperar dos meses para saber si podían tener la plaza que querían y ahora, cuando ya saben que hasta septiembre no empezarán la residencia, les invade un sentimiento: ¿cómo afectará la crisis de la Covid-19 a su formación?

Charlamos con futuras EIR, residentes de segundo año, tutores y responsables de su formación para saber cómo es el panorama que se van a encontrar, qué pasará con ellos si hay rebrote y cómo están viviendo ellos estos meses de incertidumbre.

La conclusión es estos 8 minutos que plasman la enorme emoción salpicada de incertidumbre que impregna a los EIR en estos tiempos de pandemia.

Una elección 100% telemática

Para no seguir posponiendo la incorporación de los futuros residentes y tampoco incumplir las normas de seguridad en cuanto a aglomeraciones y distanciamiento social, el Ministerio optó por la vía telemática. El 9 de junio anunció que la elección de plazas de formación especializada de enfermería sería, como la del resto de profesiones, 100% online.

Es la primera vez en la historia que este procedimiento se realiza así. Los futuros residentes han tenido desde el 11 de junio para hacer su elección y podrán modificarla hasta 12 horas antes de su hora de adjudicación.

Jornadas virtuales de puertas abiertas

Las videollamadas no solo han sido protagonistas del día a día familiar durante el confinamiento. Ahora, ya finalizado el estado de alarma, ha sido una herramienta crucial para la elección de centro.

Hospitales de toda España se han servido de estas plataformas para hacer una especie de jornadas de orientación a modo de visita virtual.

Alicia es R2 de Enfermería Obstétrico-Ginecológica en el Clínico San Carlos de Madrid y fue una de las encargadas de capitanear una de estas charlas.

Qué preocupa a los próximos EIR de la pandemia

Después de llevar esperando dos meses lo que más desean ahora es empezar la residencia pero hay una inevitable pregunta que ronda su mente: ¿qué pasará con las rotaciones si hay rebrote?

Los tutores a los que hemos consultado coinciden en que en caso de rebrote las rotaciones se suspenderían pero su residencia continuaría, «no se irían a casa». Es decir, los R1 y R2 continuarían la formación en su centro de origen.

La pena, reconoce Lidia es que “con el síndrome de quemado que puedan tener después de lo que ha pasado” el recibimiento no será igual. Porque “nada va a ser lo mismo” añade. Ella, que sueña con ser matrona, todavía no sabe cómo va a encajar el tener que cuidar a sus mujeres sin verles la cara.  “No puede ser lo mismo jamás una atención sin mascarilla todo el rato, en la que puedas tener un contacto físico, porque nosotros los enfermeros somos muchos de contacto físico, una caricia», comenta la sevillana.

Nuevas misiones para los EIR: mala suerte o una oportunidad?

Desde la improvisación de plantas de hospitalización a nuevos cuidados, la crisis del coronavirus ha reinventado todos los ámbitos de la vida y la sanidad. Y los nuevos residentes lo van a vivir en sus propias carnes. Pero esa nueva realidad que les ha tocado ¿es mala suerte o quizá una oportunidad?

En caso de rebrote las rotaciones se suspenderían pero «no se irían a casa»

Raquel Muñoz, enfermera de la Unidad Docente multiprofesional de Atención Familiar y Comunitaria de Mallorca, apuesta por sacar lo mejor de todos los momentos de la vida, incluso de los malos. “Hemos vivido un momento muy difícil en la sanidad”, confiesa “pero creo que tenemos que sacar los aspectos positivos”. En el caso de la Atención Primaria, que es su área de actuación, el refuerzo de la vigilancia epidemiológica es uno de los beneficios que se pueden llevar los nuevos residentes. “Es una competencia que ya tienen”, comenta, pero “ahora más que nunca” van a desarrollar este aspecto concreto.

En el caso de la Salud Mental el aprendizaje que se van a llevar los EIR parece también evidente. “Se van a encontrar con un panorama muy diferente”, asegura Elena Redondo. Como supervisora de la Unidad de Gestión Clínica de Psiquiatría y Salud Mental del hospital Príncipe de Asturias de Madrid, está viendo de primera mano las consecuencias que la pandemia ha dejado a nivel psicológico.

“Se prevé un aumento de duelos complicados” y esto unido al repunte de “ansiedad, aislamiento y tendencia suicida” hará que la enfermería vuelva a dar otra vuelta de tuerca. ¿Cómo? “reinventando los cuidados”, concluye Elena.

Estás viendo:
Emoción salpicada de incertidumbre en los EIR de la pandemia

¡Compártelo!