Discriminadas e invisibles, hablamos de género y salud

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, una oportunidad para reivindicar, una vez más, la igualdad. Si hablamos de género y salud también las desigualdades entre hombres y mujeres siguen siendo latentes. Lo demuestran diferentes estudios de investigación y ensayos clínicos.

El Sindicato de Enfermería ha denunciado la falta de un enfoque de género en las actuales políticas sanitarias, poniendo el acento en las desigualdades que se producen por la falta de atención específica. Para la organización sindical la discriminación y la invisibilidad también se están produciendo cuando hablamos de salud y género. La OMS lo dice alto y claro: “El género es un factor determinante de inequidades sanitarias”. 

Un factor sobre el que hay que actuar, para lo que SATSE propone “el estudio adecuado de la salud de las mujeres, avanzando en el conocimiento de sus necesidades especificas”, que se concretan incluso en la existencia de síntomas y evolución diferentes ante una misma patología, debiéndose por tanto diferenciar también su abordaje. La falta de equidad se extiende al ámbito personal, según denuncia SATSE, por lo que se hace necesario “planes que permitan mayor desarrollo en corresponsabilidad y conciliación de la vida laboral, familiar y personal”.

¿Falta equidad en Enfermería?

Esta organización sindical refiere que las enfermeras y fisioterapeutas de nuestro país se enfrentan a un riesgo añadido al tener que soportar una sobrecarga laboral debido a la falta de plantillas necesarias para poder realizar su trabajo. No sólo como mujeres, sino como profesionales sanitarias, que se ven expuestas a múltiples factores biológicos, físicos, químicos y psicosociales que influyen en su salud y la de sus compañeros. ¿Pero cómo pueden afectar? En este vídeo, te lo contamos.

 

Estás viendo:
Discriminadas e invisibles, hablamos de género y salud

¡Compártelo!