Todo lo que debes saber sobre los tipos de tests diagnósticos de COVID-19

Las pruebas diagnósticas son nuestra ventana a la pandemia y la forma de conocer cómo se está propagando. Para el diagnóstico de la COVID 19, en el mundo, se están utilizando diferentes tipos de pruebas, que se suman a las clínicas. La PCR, que responde a las siglas en inglés de `Reacción en Cadena de la Polimerasa’, test TMA (amplificación mediada por transcripción) y los test inmunológicos (serológicos y de antígenos). Estos últimos tienen la ventaja de que su resultado se conoce en apenas quince minutos. Las autoridades sanitarias proponen combinar las distintas pruebas para asegurar el mejor diagnóstico.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha insistido en que si se quiere contener la pandemia de COVID 19 es necesario conocer quiénes están infectados con la enfermedad, porque sólo así conseguiremos aislarlos y evitar su propagación. Ahora te contamos todo lo que debes saber sobre los tests de diagnóstico de COVID-19. Sin ellos, estamos ciegos ante esta enfermedad.

Los test se diferencian en el origen de las muestras analizadas (nasal, oral, sangre, suero o plasma), el tiempo que se tarda en procesar la muestra y en analizar los resultados y las tasas de sensibilidad y especificidad.  El método puede ser molecular: PCR (reacción en cadena de la polimerasa)  y TMA (amplificación mediada por transcripción); o inmunológico: test de antígenos y test de anticuerpos.

La actualidad de los datos de coronavirus en España 

En España inicialmente la gran mayoría de positivos en coronavirus se ha diagnosticado a través de la PCR, una técnica que dificulta la rápidez en la detección del virus y por tanto en evitar su propagación, aunque es verdad que se trata de la prueba más fiable.

Inmaculada Casas, viróloga del Área de Virología del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y miembro del Comité Científico Técnico del Coronavirus, explica las diferencias entre ambas técnicas, y señala la importancia de poder contar con herramientas más ágiles para impulsar el diagnóstico de la enfermedad.

Tras establecer sus principales diferencias que básicamente se centra en dos aspectos: la rapidez del diagnostico y la fiabilidad en el mismo, vamos a analizar cada una de las pruebas.

¿Qué es la PCR?

La PCRs se basa en las características de estabilidad al calor de una enzima polimerasa. Esta prueba es de uso común y rutinario en los laboratorios de Microbiología de hospitales, centros de investigación y universidades. Mediante esta técnica se localiza y amplifica un fragmento de material genético.  En el caso del coronavirus es una molécula de ARN.

Según explica Inmaculada Casas, si tras el análisis en un laboratorio de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo. Si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, la persona no estaría infectada. La PCR presenta cierto grado de complejidad, por lo que necesita personal entrenado y preparado para su realización. Tiene unas características básicas que son:

  • Alta especificidad, ya que puede diferenciar entre dos microorganismos muy cercanos evolutivamente;
  • Alta sensibilidad, ya que puede detectar cantidades de 20 copias/ml, o incluso menos, de material genético viral.
  • Es precoz porque se detecta virus en las primeras fases de la infección respiratoria.

¿Y el test TMA?

Se trata de un test de ARN como la PCR, método molecular, detectan presencia del virus. La técnica en este caso es amplificación mediada por transcripción. Muestra nasal u oral. Con alta sensibilidad y especificidad y resultados en 4 o 5 horas. La técnica la ha desarrollado la multinacional de matriz española Grifols y sirve para detectar la presencia del coronavirus en el individuo.

España permite que los viajeros internacionales procedentes de países de riesgo, además de con una PCR, también puedan acreditar un diagnóstico negativo de infección activa por Covid con una prueba de amplificación mediada por transcripción (TMA) realizada 72 horas antes de su llegada.

Test inmunológicos

A diferencia de la PCR, los tests rápidos no identifican el ARN del virus, sino que detectan, o bien anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre, que es otra manera de conocer si el paciente está o ha estado infectado, o bien proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo. Es decir:

  • De antígenos. Localizan si la infección está activa a través de la localización de proteínas. Han evolucionado vertiginosamente y ya se están utilizando en diferentes comunidades autónomas. Resultado en quince minutos. Muestra nasal-oral.
  • Serológicos. Permiten comprobar la presencia de anticuerpos en la sangre (también puede hacerse a través de suero y plasma) y que, por tanto, pueden determinar si una persona ha sufrido la enfermedad incluso después de pasarla. De acuerdo a la guía del Ministerio de Sanidad las muestras recomendadas para el diagnóstico por test serológico son de sangre obtenida por extracción de sangre vía venosa periférica o por digitopunción con lanceta. Estos tests buscan:
    • IGG. Es el tipo de anticuerpo que más abunda en el cuerpo. Se encuentra en la sangre y en otros fluidos, y brinda protección contra las infecciones bacterianas y víricas. La IgG puede tardar un tiempo en formarse después de una infección o vacunación.
    • IGM. Se encuentra principalmente en la sangre. Este es el primer anticuerpo que fabrica el cuerpo para combatir una nueva infección.

De acuerdo a la guía del Ministerio de Sanidad las muestras recomendadas para el diagnóstico por test serológico son de sangre obtenida por extracción de sangre vía venosa periférica o por digitopunción con lanceta. Estos últimos test serólogicos, apuntan los expertos, son los que permiten dilucidar, a través de muestras amplias de la población, si, como se sospecha, decenas de miles, quizás centenares de miles de españoles, ya han pasado la enfermedad. Finalizada la primera fase, ya se han conocido los primeros datos del estudio de seroprevalencia: el 5 por ciento de la población se habría contagiado de coronavirus.

Ventajas y desventajas de los tests rápidos

Su principal ventaja es la rapidez. Estos tests de diagnóstico rápido se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene ‘pegados’ las proteínas del virus para detectar anticuerpos específicos para detectar las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo.

El problema de algunos de ellos es su sensibilidad. En un artículo publicado este domingo por la Universidad de Oxford, Sir John Bell, asesor del Gobierno británico, ha destacado que en el estudio realizado se ve muchos falsos negativos y también falsos positivos.

Sensibilidad y especificidad

La Sociedad Española de Medicina de Laboratorio (SEQC) señala en este artículo que estos tests requieren “un proceso más lento” para su desarrollo, un tiempo que no han tenido. Recuerdan que la secuencia de su genoma se publicó a mediados de enero, por tanto tenemos pruebas rápidas de primera generación y no del todo afinadas.

En este momento la sensibilidad de los tests serológicos es más alta que la de antígenos. Los primeros cuentan con una sensibilidad de en torno al 75% y una especificidad muy alta, por encima del 95%.

Nuevos tests de antígenos

La «Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de la COVID-19», en su revisión del 25 de septiembre, incorpora el uso de los tests de antígenos al diagnóstico de la COVID-19.

Los tests de antígenos detectan una proteína del virus para determinar si alguien está actualmente infectado. La muestra es de exudado nasofaríngeo del paciente –como en la PCR– y se recoge con una torunda. El resultado está disponible en menos de 30 minutos. Cada test de antígeno cuesta unos 5 € y se hace junto al paciente, sin requerir ningún instrumental de laboratorio. El que se está comercializando en España, que ha recibido la certificación de la Comisión Europea, es el dispositivo Panbio COVID-19 Ag Rapid Test Device. Según los informes de validación del Instituto de Salud Carlos III su fiabilidad es alta. Tiene una sensibilidad del 93,3% y una especificidad del 99,4%. La mayor fiabilidad se presenta en la primera semana tras el inicio de los síntomas o tras la exposición. Así explica Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, cómo deben utilizarse.

Ventajas tests de antígenos

Las principales ventajas de los tests de antígenos son:
  • Incrementar el nivel de acceso a las pruebas debido a su diseño sencillo. Las pruebas son muy portátiles, fáciles de usar, sus resultados se obtienen rápidamente y pueden utilizarse en lugares donde no se dispone de instrumentos de laboratorio o no es conveniente que los haya.
  • Realizar análisis con más frecuencia debido a su accesibilidad y a la rapidez con que se obtienen los resultados. En la prueba Panbio Ag se utiliza una tecnología de flujo lateral de eficacia demostrada que proporciona resultados que un profesional sanitario puede determinar en tan solo 15 minutos.
  • Incrementar la escala de los análisis, lo que permite a la comunidad y a las organizaciones realizar tests a millones de personas, en combinación con los análisis de PCR.

Algunas publicaciones advierten de que este tipo de test de antígeno del COVID-19 van a mejorar rápidamente, de modo que, en los próximos meses, pueden pasar a ser similares a los test de embarazo.

La Organización Mundial de la Salud ha publicado una guía de uso dónde señala que sí son muy positivos para ser incorporados en las estrategias de detección, pero que deben utilizarse en casos determinados. Exactamente mencionan que «ofrecen la posibilidad de una detección rápida, económica y temprana de los casos de COVID más infecciosos en entornos adecuados». El documento de la OMS establece en qué escenarios. No recomiendan el uso de Ag-RDT en algunos entornos o poblaciones con baja prevalencia esperada de enfermedad (por ejemplo, detección en los puntos de entrada, donación de sangre, cirugía electiva), especialmente cuando las pruebas de confirmación no estén disponibles. Tal uso no será posible hasta que haya más datos de alta calidad estudios que confirman una alta especificidad (> 99%) de uno o más de los kits de prueba Ag-RDT comercializados.

¿Cuántos tests?

Our Word in Data publica el número de tests actualizado con 58 países en estudio. El registro de tests, nos da una idea de las cifras de tests por países. A 9 de diciembre, España tiene en este registro una tasa de 409,51 test por cada mil habitantes.

Estás viendo:
Todo lo que debes saber sobre los tipos de tests diagnósticos de COVID-19

¡Compártelo!