En Reportajeando seguiremos contando historias

Enfermería perfusionista, micropigmentación mamaria, terapia en el agua y la consulta por rincones de salud son algunos de los títulos que nos ha dejado esta segunda temporada de Reportajeando. El fin sigue siendo el mismo: seguir contando historias con alma.

En esta temporada el equipo Reportajeando ha viajado a Mallorca para conocer la Consulta por Rincones o a Burgos para ver desde dentro lo que son las enfermedades raras gracias al equipo de enfermería y fisioterapia del CREER. Hemos vivido el increíble momento de entrar en bomba junto a los enfermeros perfusionistas del Marañón, nos hemos metido en la piscina para hacer terapia acuática y aprendido que la micropigmentación mamaria nada tiene que ver con un tatuaje. Y lo que tenemos claro es que seguiremos contando historias con alma, porque nos encanta.

El increíble momento de entrar en bomba fue uno de los más intensos que hemos vivido este año

Programas diferentes en temática y localización pero con un denominador común: contar las historias de héroes anónimos. En Reportajeando  son los enfermeros, fisioterapeutas y pacientes quienes ponen voz a sus propios logros, sus superaciones o, simplemente, a su día a día, que no es poco.

Tolo y su consulta por rincones

Hace unos meses llegó a nuestros oídos que un tal Tolo Villalonga, un enfermero mallorquín, estaba revolucionando la atención primaria con una nueva manera de concebir la consulta de enfermería. Así que allá por el mes de noviembre viajamos hasta mallorca para conocer la consulta por rincones de salud

Y lo que descubrimos fue una consulta de pediatría en la que no hay barreras, organizada por temáticas, en la que los niños no tienen miedo y aprenden educación para la salud al mismo tiempo que juegan y pasan su revisión. 

Tolo, Clara, María, Marilén, Xisco y Mercedes nos enseñaron cómo desconstruyendo la consulta y volviéndola a construir han conseguido cuidar y educar al mismo tiempo

Vivir con una enfermedad rara

El CREER de Burgos es el Centro de Referencia Estatal de Enfermedades Raras. No es un centro asistencial como tal, es un centro sociosanitario, y aquí los profesionales abordan a cada paciente de manera integral: les escuchan y les enseñan a afrontar su día a día. 

Hace unos meses visitamos la ciudad castellana porque queríamos saber cómo se vive con este tipo de enfermedades poco frecuentes, desde dentro. Y, sobre todo, cómo es la atención que realizan las enfermeras y fisioterapeutas del centro. 

En España hay 3 millones de personas con enfermedades poco frecuentes y sin el CREER muchas familias no podrían siquiera irse de vacaciones. 

La historia nos la cuentan Aitor, Yolanda, Imna, las Sonias, Marta, y la increíble Gema, que no dudo en hablarnos de cómo se vive con esta realidad cuando la tienes en tu propia casa. 

Cuando entramos en bomba

El increíble momento de entrar en bomba fue uno de los más intensos que hemos vivido este año. Al ritmo en que una voz decía “entramos en bomba”, la máquina de circulación extracorpórea se ponía en marcha capitaneada por José Ángel y Blanca y a nosotros casi se nos helaba casi la sangre. 

En España hay apenas unos 300 perfusionistas y solo tienen un máster específico para acreditarse, pero sin ellos sería imposible realizar ninguna operación a corazón abierto.

Programas diferentes en temática y localización pero con un denominador común: contar las historias de héroes anónimos

Los enfermeros perfusionistas infantiles del Gregorio Marañón de Madrid nos abrieron las puertas del quirófano para enseñarnos el trabajo que realizan todos los días, en la sombra. Juzgad por vosotros mismos.

Al agua patos

Para muchos pacientes con daño neurológico el techo de mejora está muy cerca. Al menos así era antes de la aparición de nuevas terapias, como la acuática, que a través del tratamiento en el medio acuoso consigue progresos en pacientes con un pronóstico complicado y poco favorable. 

Son terapias caras, que necesitan instalaciones muy precisas y que pocos centros públicos ofrecen. A nosotros nos abrió las puertas el Instituto San José, que tiene una de los mejores unidades de Terapia en el agua. 

Con las fisioterapeutas María y Marta y gracias a la historia personal de Daniel y la pequeña Alejandra hemos descubierto que en el agua se sienten más libres y pueden superar sus propios límites

Micropigmentación mamaria

Azucena saca sus botes de pintura y sus agujas mientras nos explica que la micropigmentación mamaria nada tiene que ver con el tatuaje, pues este “se queda en la dermis” y en la micropigmentación nos quedamos “por encima”.

Ella es la enfermera encargada de dibujar el complejo areola pezón de cientos de mujeres que han superado el cáncer de mama. Junto con Olga, tiene una importante misión: poner el punto y final a un duro proceso oncológico. Laura y Lola nos cuentan cómo han vivido su enfermedad y el resultado final tras la sesión de micropigmentación que, por cierto, pudimos vivir en directo con Laura. Su cara de felicidad lo dice todo.

 Qué nos depara la próxima temporada

La próxima temporada de Reportajeando queremos seguir buscando aventuras y descubriendo nuevos rincones de la enfermería y la fisioterapia. Lo que sí os podemos adelantar es que nos meteremos en la piel de la enfermera escolar, sentiremos lo que es oír una voz por primera vez y tendremos un poco de danza. 

Este es un programa en el que el trabajo cotidiano y desconocido tiene un hueco en la pequeña pantalla así que os animamos a que nos enviéis propuestas y curiosidades.

Lo que está claro es que en Rerportajeando seguiremos contando historias. Y vosotros, los enfermeros, fisioterapeutas y pacientes seguiréis siendo los protagonistas.

Estás viendo:
En Reportajeando seguiremos contando historias

¡Compártelo!