La falta de actividad física mata

La falta de actividad física mata

Cinco millones de muertes al año, esto es lo que causa la inactividad física de manera directa o indirecta. A pesar de los esfuerzos mundiales por evitar el sedentarismo, la pandemia por Covid-19 no ha hecho más que aumentar la falta de actividad en la vida de la población.

La actividad física regular es prioritaria a la hora de prevenir enfermedades cardiopáticas, la diabetes de tipo 2 o el cáncer. Ayuda también a  reducir los síntomas de la depresión y la ansiedad, así como a disminuir el deterioro cognitivo y potenciar la salud cerebral. Según la última publicación de The Lancet, las enfermedades causadas por la inactividad suponen un coste de, al menos, 54.000 millones de dólares al año en gastos sanitarios directos (unos 45.700 millones de euros ), de los que 31.000 millones de dólares (más de 26.200 millones de euros) los paga el sector público.

La Organización Mundial de la Salud asegura que todas las personas, independientemente de su edad o capacidades, pueden ser físicamente activas.  Para la organización, cada tipo de movimiento cuenta, por lo que es importante que todo el mundo realice alguna práctica física adaptada a su estado. Las nuevas directrices recomiendan por lo menos entre 150 y 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para todos los adultos.

Las estadísticas de la OMS muestran que uno de cada cuatro adultos y cuatro de cada cinco adolescentes no realizan suficiente actividad física. Desde 1975, la obesidad casi se ha triplicado en todo el mundo y, entre las causas, se encuentra la falta de ejercicio.

Jóvenes sedentarios, futuros enfermos

Una de las investigaciones del estudio se centra en los adolescentes. El 80% de los jóvenes escolarizados no cumple las recomendaciones de la OMS, que apunta que deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física al día.

En 2016 había más de 340 millones de niños y adolescentes (de 5 a 19 años) con sobrepeso u obesidad. Una problema que puede deberse a la mala alimentación y a la vida sedentaria. Según The Lancet, el 40% de los menores no va nunca andando a la escuela y el 25% está sentado más de tres horas al día, fuera del tiempo dedicado al colegio y los deberes.

Además, debido a la pandemia y al incremento del uso de los dispositivos electrónicos, se ha reducido drásticamente la actividad física y las consecuencias de estos cambios podrían durar toda la vida.  El equipo liderado por la Universidad de Cambridge (Reino Unido) analizó el tiempo que pasan delante de una pantalla en 38 países europeos. El 60% de los chicos y el 56 % de las chicas están dos horas diarias viendo la televisión. Esa misma cantidad de tiempo la dedican a los videojuegos un 51% y 33% respectivamente; sin embargo.

La autora principal del trabajo, Esther van Sluijs, destacó que es fundamental explorar las consecuencias a corto y largo plazo del sedentarismo en adolescentes e identificar formas eficaces de promover el aumento de la actividad física, especialmente a la luz de la pandemia.

La enfermera escolar, inversión de futuro

La educación para la salud en los más pequeños es el pilar fundamental para que se conviertan en adultos sanos. Aquí, la figura de la enfermera escolar tiene un papel crucial para cuidar, educar y proteger la salud de la infancia en los colegios e institutos.

A pesar de que en países como Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Suecia, Francia, Panamá, Chile y Argentina la enfermera escolar ya es una figura consolidada, en España la situación no es así. Son muchos los colectivos, como el Sindicato de Enfermería SATSE,  que están luchando para que su figura se implante en todos los centros educativosSe liberaría así a los docentes y otro personal de los centros educativos de la responsabilidad que se les ha impuesto de proporcionar una atención sanitaria para la cual no están formados ni tienen competencias.

¿Qué puede hacer la enfermera escolar?

  1. Atender al alumnado con patologías crónicas, promoviendo el autocuidado.
  2. Ocuparse de los accidentes y urgencias que surgen todos los días.
  3. Actuaciones derivadas de la prevención, detección y control ante posibles casos de Covid-19.
  4. Prevenir la obesidad y la diabetes con educación para la salud.
  5. Educar en un uso crítico y responsable de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación).
  6. Prevención e identificación de problemas conductuales y situaciones de acoso escolar.
  7. Proporcionar una educación sexual temprana, desde la preadolescencia.
  8. Promover información sobre las consecuencias que acarrea el consumo de alcohol y drogas.
  9. Enseñar hábitos de alimentación saludables que eviten futuros problemas de salud como la obesidad, la anorexia o la bulimia.
  10.  Informar sobre hábitos de higiene.

Gracias a su labor educativa se conseguirán futuros ciudadanos más sanos, que necesiten menos cuidados en el futuro y rebajen el gasto sanitario directo.

Cuídate

A continuación te damos una serie de consejos que debes tener en cuenta para mejorar tu salud.

  • Dieta equilibrada. Alimentarse es un placer y una necesidad, pero las decisiones que tomamos a la hora de alimentarnos son importantes. El consumo de productos frescos, con un alto porcentaje de verduras y frutas es fundamental. Reduce al máximo los procesados que entran en tu casa y busca recetas sencillas con ingredientes saludables con las que comer sano sea un placer y no un castigo.
  •  El consumo de bebidas alcohólicas está muy arraigado en nuestra sociedad y cultura, pero no implica que sea bueno para nuestra salud. El alcohol es una sustancia que, según la intensidad y frecuencia con la que se consuma, puede tener consecuencias adversas para nuestra salud. Elimina o reduce al máximo las bebidas alcohólicas y otros tipos de sustancias nocivas como el tabaco y las drogas; y tu salud lo agradecerá.
  • Realiza ejercicio regularmente y adaptado a tu condición física. Es aconsejable que las familias hagan deporte juntas para inculcar la actividad física en los más pequeños de la casa.
  • Salud Mental. Cuidar la mente es tan importante como cuidar el cuerpo. Nuestro bienestar emocional, psicológico y social es un pilar más de nuestra salud, por lo que si notas algún síntoma debes acudir al especialista.

Cuidarnos es una responsabilidad individual que todos debemos llevar a cabo.

Estás viendo:
La falta de actividad física mata

¡Compártelo!