Las enfermeras son piezas claves en el abordaje integral de la violencia de género

La cifra de víctimas mortales de violencia de género desde 2003 es de 984 mujeres, según la Secretaria de Estado de Igualdad. Unas cifras dramáticas, que sólo representan la punta del iceberg de un problema de salud pública que cada día sufren muchas mujeres en España.

Las cifras de violencia de género en nuestro país son absolutamente escalofriantes. SATSE ha pedido en la antesala al Día Internacional de la Mujer, que se celebra el próximo 8 de marzo, que acabar con la violencia de género se convierta en una prioridad sanitaria y social. Destaca que en ese camino “la prevención, el diagnostico y la atención temprana son claves” y pide un aumento de recursos materiales y humanos destinados a tal fin.

Signos de alerta

La información que facilitan los expertos menciona que ciertos comportamientos, actitudes, comentarios u omisiones son manifestaciones de la violencia de género. El Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad en su página web pone a disposición información útil para la mujer y su entorno relativa a cómo detectar y qué hacer. Entre las señales de alerta para saber si una mujer sufre maltrato, estarían si tu pareja o expareja:

  • Ignora o desprecia tus sentimientos con frecuencia
  • Ridiculiza, insulta o desprecia a las mujeres en general
  • Te humilla, grita o insulta en privado o en público
  • Amenaza con hacerte daño a ti o a tu familia
  • Te ha agredido alguna vez físicamente
  • Te aísla de familiares y/o amistades
  • Te ha forzado a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad
  • Te controla el dinero y toma las decisiones por ti
  • No te permite trabajar
  • Amenaza con quitarte a tus hijas e hijos en caso de dejarlo

¿Sabes cómo actuar?

Para SATSE la formación de los profesionales de enfermería en violencia de género es clave, ya que “facilita el diagnostico y detección, y favorece la creación de un clima idóneo y de confianza que facilita la relación interpersonal y la atención  personalizada a la víctima, jugando un papel importante en el asesoramiento y apoyo psicológico, garantizando la continuidad de cuidados y convirtiéndose en una persona referente, cercana y accesible”. Los protocolos ayudan a establecer una pauta de actuación normalizada y homogénea para el Sistema Nacional de Salud (SNS), tanto para la detección precoz como para la valoración y actuación ante los casos detectados y el seguimiento de los mismos. El protocolo vigente es el de 2012.

La finalidad última de este documento es ofrecer orientaciones al personal sanitario del SNS para la atención integral –física, psicológica, emocional y social– a las mujeres que sufren violencia de género y que acuden a un centro sanitario, para así poder terminar con las relaciones de maltrato que son causa de una mayor morbimortalidad en las mujeres que la sufren, y recuperar la salud y autonomía de la mujer.

Este protocolo de actuación sanitaria “se refiere a cualquier forma de violencia y malos tratos por razón de género, ejercida contra las mujeres mayores de 14 años, independientemente de quién sea el supuesto agresor, aunque las actuaciones que se proponen están más centradas en la violencia ejercida”.

En este vídeo se resumen las propuestas de SATSE para acabar con la violencia de género en nuestro país y se incluye el dato de cómo mejora la detección de los casos de violencia cuando los profesionales de enfermería han recibido formación al respecto.

Estás viendo:
Las enfermeras son piezas claves en el abordaje integral de la violencia de género

¡Compártelo!