Pronar al paciente con COVID-19, la maniobra que salva vidas

La colocación del paciente en posición decúbito prono es una técnica no invasiva que se emplea con relativa frecuencia en las UCIs y que ha tomado especial relevancia en los cuidados a pacientes con COVID-19. En este post os contamos cómo se realiza y qué cuidados son necesarios antes y después de llevarla a cabo.

Algo tan sencillo como colocar a pacientes con COVID-19 boca abajo puede marcar la diferencia en la evolución de la enfermedad. Desde que comenzó la crisis sanitaria, en los hospitales del mundo entero se practica esta técnica como medida terapéutica adicional para facilitar la respiración de los pacientes con coronavirus.

Cuando el paciente está en decúbito prono la saturación de oxígeno se incrementa gradualmente

La colocación en posición decúbito prono es una técnica sencilla pero rigurosa, que debe realizarse por un equipo importante de profesionales (generalmente enfermeros y fisioterapeutas) y paso a paso teniendo siempre en cuenta los diferentes cuidados que hay que llevar a cabo antes y después de ejecutarse.

Esta técnica se usa con frecuencia en las UCIs en el tratamiento del Síndrome Distrés Respiratorio Agudo, pero en las últimos meses ha cobrado especial relevancia por su realización de manera reiterada en pacientes con COVID-19.

Lo ideal es contar con un equipo de 5 personas, generalmente enfermeros y fisioterapeutas

Además de en las UCIs, actualmente también se está realizando de manera habitual en planta de hospitalización. Pronando a pacientes que todavía no están sedados, se consigue un incremento de saturación de oxígeno en sangre que puede marcar la diferencia entre tener que enviar al paciente o no a la UCI.  Cuando el paciente está en decúbito prono la saturación de oxígeno se incrementa gradualmente consiguiendo hasta 2, 3 y 4 puntos de desaturación.

Evolución de pacientes con SDRA antes y después de realizar esta maniobra

¿Cuándo se realiza?

Por lo general, la duración de esta postura debe ser de 16 horas, por lo que la secuencia habitual es colocar al paciente en posición decúbito prono en el turno de tarde y en decúbito supino en el turno de mañana.

Es necesario evaluar cada caso y la evolución del paciente de manera individual, pero esta maniobra puede llegar a repetirse hasta en 6 o 7 ocasiones.

Principales objetivos de la colocación en decúbito prono

  • Cambios en movilidad diafragmática
  • Evacuación de secreciones
  • Redistribución de la perfusión
  • Mejoría de la ventilación

Recursos materiales y humanos necesarios para pronar al paciente

Para realizar esta técnica lo ideal es contar con un equipo de 5 personas, generalmente enfermeros y fisioterapeutas:

  • 1 en la cabeza
  • 2 en la parte superior
  • 2 en la parte inferior

Y para llevarla a cabo correctamente es necesario contar con determinados materiales:

  • 3 almohadas (que se colocarán en el tórax, la zona pélvica y zona tibial)
  • 1 apoyo para la cabeza (rodete o donut de espuma)
  • Sábanas
  • Empapadores
  • Cama articulada y colchón antiescaras

Cuidados de enfermería previos a la maniobra

  • No se debe aspirar de manera rutinaria a este tipo de pacientes, solo en caso de secreciones. Se debe colocar un sistema de aspiración cerrado
  • Cuidados de ojos: lubricarlos y ocluir los párpados para evitar úlceras corneales
  • Aplicación de ácidos hiperoxigenados en la cara anterior del cuerpo
  • Suspender nutrición enteral y colocar la sonda nasogástrica a bolsa, salvo en caso de sonda transpilórica
  • Pinzar la sonda vesical y colocar entre las piernas
Estás viendo:
Pronar al paciente con COVID-19, la maniobra que salva vidas

¡Compártelo!