Así es el estudio de seroprevalencia ENE-COVID

El estudio de seroprevalencia que ha diseñado el Ministerio de Sanidad junto con el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE)comienza hoy. El trabajo estadístico tiene como objetivo estimar el grado real de inmunización de la población española frente a la COVID-19, una información que se valora imprescindible para iniciar una fase de desescalada.

El estudio de seroprevalencia ENE COVID que ultiman el Ministerio de Sanidad y el ISCIII contará con la colaboración y apoyo de las CCAA. Así se ha acordado en el pleno del Consejo Interterritorial de Salud celebrado en la tarde de ayer. Las autonomías serán las encargadas de proporcionar el personal sanitario para la realización del proyecto, que se llevará desde Atención Primaria. Los servicios de salud también se encargarán de adecuar la logística del estudio de seroprevalencia de la forma que se considere más adecuada en cada territorio.

¿Qué se busca con este estudio?

ENE-COVID pretenden estimar el porcentaje de la población española que ha desarrollado anticuerpos frente al nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (seroprevalencia). La información obtenida será de enorme relevancia para la toma de decisiones de salud pública en el conjunto del Estado. Como ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este estudio servirá, junto a otros datos, para determinar cuándo podrá comenzar España la fase de desescalada.

¿Quienes participarán?

Se han seleccionado más de 36.000 hogares españoles, para que la muestra tenga participantes de todos los grupos de edad y localizaciones geográficas. De esta forma, se invitará a participar a un mínimo de 60.000 personas, aunque las cifras pueden rondar las 90.000 personas analizadas. El diseño del ENE-COVID, cuya coordinación científica se lleva a cabo en el Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII, contempla el estudio de todas las personas que conviven en un mismo domicilio, ya que esto facilita la representatividad de la muestra. Además, puede permitir diferenciar entre las nuevas infecciones que se producen por trasmisión comunitaria y las que se puedan estar produciendo dentro de los hogares. Este diseño está inspirado en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para estudios de seroprevalencia frente al SARS-CoV-2.

Además, el ENE-COVID pretende evaluar de forma dinámica la evolución de la epidemia, para lo cual se realizarán varias visitas a los participantes para determinar si desarrollan anticuerpos a lo largo del periodo de estudio.

Los hogares han sido seleccionados al azar. Cada uno de ellos recibirá una llamada telefónica para informar a sus residentes sobre los objetivos del estudio ENE-COVID. Se solicitará su consentimiento y concertará la visita domiciliaria, o la cita en el centro de salud. La participación en el estudio es voluntaria.

¿Cómo se hará?

Habrá dos grandes líneas de actuación. Una encuesta epidemiológica y la realización de pruebas diagnósticas. La encuesta epidemiológica recogerá la información necesaria para conocer la existencia de un diagnóstico previo de COVID-19, la presencia o antecedentes de síntomas compatibles con esta enfermedad y los principales factores de riesgo conocidos. Este cuestionario epidemiológico se recogerá a través de una aplicación web y toda esta información, incluyendo los resultados de los tests rápidos, se recogerá directamente en una base central de datos. El INE establecerá una línea telefónica para resolver dudas de los participantes.

En cuanto a las pruebas diagnósticas, habrá dos y están dirigidas a obtener una estimación poblacional de la presencia del virus con el mayor nivel de precisión.

  • Un test rápido de inmunocromatografía cuyo objetivo es localizar la presencia de anticuerpos. Detecta tanto Inmunoglobulina M (IgM) como inmunoglobulina G (IgG), y ofrece el resultado en 10 minutos. Se hará en domicilio o en un centro de salud, en función de la evolución de epidemia y los participantes. Sólo requiere de un pinchazo en un dedo y su sensibilidad se estima superior al 80%.
  • También, un test de medición de anticuerpos en suero, basado en ensayos de inmunoabsorción enzimática (ELISA). Se hará mediante pinchazo en el brazo, en todos aquellas personas que den su consentimiento.

¿Dónde se realizará el estudio?

Para poder compararse datos, el estudio se realizará de forma simultánea en toda España. El estudio garantiza la representatividad a nivel provincial, autonómico y nacional. Para ello, establece dos niveles de estratificación: un primero que engloba a las 50 provincias españolas y las dos ciudades autónomas; y un segundo nivel que se corresponde con el tamaño de los municipios dentro de cada provincia, agrupados en municipios de menos de 5.000 habitantes, de entre 5.000 y 20.000 habitantes, de entre 20.000 y 100.000 habitantes, y de más de 100.000 habitantes.

El tamaño muestral por provincia varía entonces entre 900 personas en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y 6.000 personas en Madrid, lo que permite estimar la seroprevalencia de COVID-19 con suficiente precisión en todas las provincias. Se preserva a su vez la proporcionalidad poblacional interprovincial, lo que redundará en una mayor eficiencia en las estimaciones tanto autonómicas como nacionales.

¿Cuanto tiempo va a durar?

Inicialmente, y si no hay cambios, el trabajo comprenderá, en total, ocho semanas, divididas en tres rondas de dos semanas cada una, con una semana de descanso entre ronda y ronda.

Este proyecto contempla un programa de formación coordinado por la Escuela Nacional de Sanidad para el personal sanitario que realizará el estudio, y se ha elaborado con un protocolo específico de bioseguridad para proteger la salud del personal que realizará el trabajo de campo y de las personas participantes.

Estás viendo:
Así es el estudio de seroprevalencia ENE-COVID

¡Compártelo!