La receta electrónica enfermera llega a Catalunya

En Agosto del 2019 un Decreto desarrollaba el proceso de acreditación que las enfermeras catalanas deben seguir para poder prescribir, pero aún faltaba algo muy importante: poder firmar una receta electrónica. Este 11 de enero se ha iniciado la fase de prueba y al finalizarla todo estará listo para que se emitan certificados digitales a las cerca de 26.000 enfermeras catalanas acreditadas.

“Es un paso importante tanto para las enfermeras como para los pacientes” asegura Sandra Martínez. Ella presta servicio en la atención primaria de Serveis de Salut Integrats del Baix Empordà (SSIBE), en Girona, y es una de las profesionales que participa en la prueba piloto. “Aportará fluidez y mejorará la atención, porque podremos trabajar de forma mucho más autónoma” afirma Martínez que explica que hasta ahora debía contar con la colaboración de un compañero o compañera médico que extendiera la receta. “Nuestra firma no la reconocía la farmacia” asegura, y se alegra de que ahora sus pacientes podrán salir de la consulta con la receta en la mano.

“La receta electrónica enfermera aportará fluidez y mejorará la atención, porque podremos trabajar de forma mucho más autónoma”

Sandra afirma que también agilizará la atención en las visitas domiciliarias ya que hasta ahora “veías una cura, pautabas cualquier cosa y tenías que volver al centro a buscar al médico y hacer todo un trámite. Ahora, en cambio, en lo que estás escribiendo el curso clínico ya puedes hacer la receta y enseguida pueden ir a buscarlo a la farmacia”.

¿Cómo funciona?

El sistema funciona igual que en el caso de los médicos, pero gestionado a través del Colegio de Enfermería que corresponda, nos cuenta Martínez. “Como la receta electrónica está toda informatizada, ahí se registran nuestros permisos, nuestros números de colegiadas y las que tenemos la acreditación y el permiso, lo podremos hacer, siempre que tengamos la tarjeta de recetar” nos cuenta Sandra, refiriéndose a la tarjeta SIRE (Sistema Integrado de Receta Electrónica).

Este sistema es el que regula la receta electrónica y la tramitación telemática para que el medicamento o producto sanitario pueda ser dispensado en las oficinas de farmacia. Las enfermeras pasarán su tarjeta por un lector y con el certificado digital podrán firmar la orden de dispensación de aquello que hayan decidido prescribir.

Para el paciente

“Indicamos, decidimos y prescribimos. Eso es todo un logro, para nosotras y para el usuario” afirma Martínez,  aunque reconoce que por ahora sus pacientes no han tomado conciencia del cambio. “De momento no se han dado cuenta, porque tampoco sabían que para prescribirles un apósito, tenías que hacerlo siempre con la firma del médico. Al hacer tú la gestión, el paso intermedio no lo conocían. Lo que sí que sabían es que ibas a tardar un tiempo, y ahora en cambio lo podrán ir a buscar a la farmacia directamente” explica la enfermera.

Esta fase piloto supone probar el programa “in situ” para poder detectar los posibles fallos o problemas, de los que Martínez asegura haber encontrado pocos.  “Lo que sí nos ha ocurrido es que productos muy comunes, que nosotros utilizamos y que deberíamos poder recetar, de momento no están. En cambio medicamentos que nunca prescribiremos nosotras porque no somos facultativos, sí aparecen. La lista de medicamentos y de productos se tiene que pulir un poco, para hacerlo más efectivo”, reconoce.

Si todo sigue su curso, el 25 de enero finalizará el período de prueba y los colegios de enfermería podrán empezar a emitir certificados para las 25.672 enfermeras que de las 46.000 que hay en Cataluña, ya están acreditadas para prescribir.

Estás viendo:
La receta electrónica enfermera llega a Catalunya

¡Compártelo!