Sanitarios seguros, pacientes seguros

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto las enormes dificultades a las que se enfrentan actualmente los profesionales sanitarios en todo el mundo. En esas dificultades, se encuentran infecciones asociadas a la atención sanitaria, violencia, estigmatización, trastornos psicológicos y emocionales, enfermedad, y muerte. Además, trabajar en entornos estresantes hace que los trabajadores de la salud sean más propensos a cometer errores que pueden perjudicar al paciente. En el Día Mundial de la Seguridad del Paciente 2020, que se celebra por segunda vez, la OMS reivindica que sólo hablaremos de seguridad del paciente, si los profesionales sanitarios están seguros.

La seguridad de los profesionales sanitarios y la seguridad del paciente son dos caras de la misma moneda. Sólo en España, cerca de 60.000 profesionales sanitarios se han contagiado de Covid-19. Una situación alarmante que ha desencadenado miles de contagios entre la población.  La OMS centra en el Día Mundial de la Seguridad del Paciente en la necesidad de garantizar la seguridad del personal sanitario. Para la OMS es el primer requisito para alcanzar la seguridad de los pacientes. Sólo en el ámbito Covid-19, durante la pandemia se presentaron más de mil reclamaciones y denuncias dirigidas a acabar con la desprotección de los profesionales sanitarios frente a esta enfermedad.

La campaña puesta en marcha por la OMS tiene por objeto movilizar a los pacientes, sanitarios, administraciones, las instancias normativas, las instituciones académicas, los investigadores, las redes de profesionales, para que defiendan la seguridad del personal sanitario, a fin de mejorar la seguridad final de la atención sanitaria.

Entre los objetivos que persigue la OMS:

  • Aumentar la sensibilidad mundial respecto de la importancia de la seguridad del personal sanitario.
  • Adoptar estrategias multimodales para mejorar la seguridad del personal sanitario y los pacientes.
  • Implementar las medidas urgentes e invertir en la seguridad de dicho personal.
  • Reconocer la labor de los profesionales.

Más personal y mecanismos de recompensa

La OMS insiste en que desde las políticas de personal se ha de promover la capacitación en prevención y control de infecciones, fortalecer la filosofía de seguridad en el trabajo, mejorar los conocimientos aptitudes y competencias de los profesionales en esta materia, hacer conocer los derechos y responsabilidades y favorecer un entorno laboral seguro. Asimismo, solicita a los profesionales que informen a las autoridades de los riesgos de seguridad y de los casos de violencia, acoso o amenazas.

La actualidad de los datos de coronavirus en España 

De esta forma insta a que se formulen y aprueben leyes para garantizar la seguridad del personal sanitario y los pacientes. También reclama de que se disponga de una cantidad apropiada y suficiente de equipos de protección personal y artículos de higiene de manos, y de que se ofrezcan un entorno laboral propicio y seguro y suficientes recursos para mejorar la seguridad de las condiciones de trabajo en los centros de atención sanitaria. Un escenario que no se ha cumplido a la largo de la crisis sanitaria.

También reclaman que aumenten los niveles de dotación de personal y creen los medios necesarios para empoderar al personal sanitario. Por otro lado, y no menos importante, se insiste en el desarrollo de disposiciones legales y reglamentarias que prohiban la violencia contra el personal sanitario. Promover la creación de modelos de conducta y la salud mental para aliviar el estrés en el lugar de trabajo también ha de ser una prioridad, así como establecer mecanismos de recompensa y motivación del personal sanitario.

Estás viendo:
Sanitarios seguros, pacientes seguros

¡Compártelo!