Un repaso de la pandemia con ojos de mujer

Un repaso de la pandemia con ojos de mujer

Nuria Rivada, Técnica de Igualdad del Sindicato de Enfermería de Euskadi, ha participado en la charla “Medidas COVID-19 y desigualdades de género”. Rivada se pone en la piel de las mujeres, y especialmente de las enfermeras, quienes viven con mayor dureza esta crisis.

Durante la jornada, organizada por la Asociación Vasca de Periodistas, la representante de SATSE ha hecho un repaso de la pandemia con perspectiva de género. “Todas las ponentes hemos llegado a una conclusión común:  la falta de reconocimiento del tercer sector, donde la mayor parte de las trabajadoras son mujeres. A pesar de que todas ellas han realizado trabajos esenciales e imprescindibles durante esta crisis sanitaria”, apunta Nuria Rivada.

En concreto, en nuestra sanidad pública, las mujeres son el 70% y ellas son las que han soportado en gran medida el peso de la pandemia. “La sobrecarga asistencial y emocional que están sufriendo especialmente las enfermeras está siendo terrible”, afirma Rivada.

“¿ Si con esta pandemia no hemos aprendido a dar valor al cuidado, que es lo que nos puede hacer cambiar nuestra mentalidad?”

¿Y el derecho a conciliar?

Otras de las preguntas que lanza la técnica de igualdad es que ha sido de la conciliación de estas profesionales durante la pandemia y del derecho de sus hijos/as y mayores a ser cuidados.

“Las enfermeras nos cuidan, pero no están siendo cuidadas”

Mujer y enfermería

En plena alerta sanitaria es necesario poner encima de la mesa la percepción de la profesión de enfermería, una de las mejor valoradas por la población y sin embargo, con una falta de reconocimiento histórico por parte de las autoridades. «Estas se niegan a reconocer su liderazgo, sus nuevas competencias o a incluirlas en los foros de toma de decisiones, etc», explica Rivada.

“La falta de reconocimiento de la profesión enfermera tiene mucho que ver con su feminización y su nexo con el cuidado”

En este momento el reconocimiento de la contribución enfermera a la salud de las personas es indiscutible. Ya estaba marcado en el calendario que el año 2020 fuera el año Internacional de la Enfermera. Y como si de una mala jugada del destino se tratara, la Covid ha servido para que las enfermeras constaten, una vez más, lo merecedoras que son de esta conmemoración.

Estás viendo:
Un repaso de la pandemia con ojos de mujer

¡Compártelo!