Una mirada no sanitaria sobre el COVID19: “Ahora valoro más el trabajo de las enfermeras”

Voluntaria frente al COVID-19
Los que no trabajan en el mundo de la salud viven la actividad de un centro sanitario desde la perspectiva del paciente o del familiar, es decir, mientras están inmersos en un problema de salud más o menos grave. Durante la crisis del COVID-19, Daniela Scrassulo acudió por primera vez a un hospital para trabajar como operaria. Hemos querido hablar con ella para conocer sus impresiones sobre la enfermería durante estas semanas tan complicadas.

Hace escasos dos años que Daniela llegó a Barcelona desde su Sao Paolo natal.  Como a tantos otros ciudadanos alejados del mundo sanitario, la aparición del COVID-19 la obligaba a quedarse en casa, pero ella no quiso limitar su apoyo al aplauso diario desde el balcón. “Cuando decretaron el estado de alarma, sentí que me ataban las manos: quería ayudar, pero no sabía cómo” explica. La oportunidad se presentó pronto, una amiga de su pareja le avisó que necesitaban gente en el Hospital de la Esperanza y ella fue voluntaria.

“El primer día estaba muy nerviosa, porque no sabía cómo iba a ser todo” confiesa Daniela y explica que al llegar al centro recibió un cursillo de formación. “Como los profesionales no podían salir de la zona contaminada, yo me encargaba de traerles lo que me pedían. Mi función era de intermediaria” nos cuenta.

«Sentí que me ataban las manos, quería ayudar pero no sabía cómo»

En ese ir y venir de pasillos, Daniela nunca entró en la zona contaminada, pero compartió con los profesionales ese sentimiento de “respeto” que provoca una enfermedad infecciosa. “Temía llevarme el virus a casa y contagiar a mi pareja. Lo primero que hacía al llegar era poner la ropa a lavar y ducharme” explica la brasileña.  “Tenía miedo, pero muchas ganas” reconoce abiertamente y añade satisfecha: “supe gestionar ese miedo”.

Respeto por la profesión

El trabajo en el hospital le ha dado a esta joven la oportunidad de observar de primera mano lo que significa ser enfermera. “Es una de las profesiones más bonitas del mundo porque consiste en ayudar a la gente y depende mucho de la empatía. Yo ya pensaba así, pero al verlos trabajar de cerca tengo más respeto por la profesión y por ellos como personas” explica.

“Me duele ver que la gente no las valora lo suficiente. Los aplausos en los balcones han sido super bonitos, pero luego no hay respeto por quiénes están detrás de la profesión” explica.  “La gente solo veía a los superhéroes y no pensaba que son personas que tenían que volver a casa, que estaban haciendo horarios súper locos, que no les dejaban descansar, horas con los incómodos EPI’s… y eso mientras trabajan con una enfermedad que está dejando al mundo entero en pánico” reflexiona.

Los aplausos fueron muy bonitos pero también hace falta respeto

Quiero ser enfermera

Otra de las conclusiones que ha sacado de su experiencia en el hospital es la certeza de un nuevo rumbo profesional: quiere ser enfermera. “Verlos cuidar, el cariño con el que lo hacen, con los familiares también, el amor que ponen en su trabajo… me ha motivado a querer ser como ellos, voy a intentarlo” dice con determinación.

Con la decisión tomada queda por delante un gran esfuerzo: convalidaciones, matrículas, años de estudio, exámenes, prácticas y muchas, muchas noches sin dormir… Desde Enfermería tv le deseamos mucha suerte a Daniela, y esperamos que dentro de un tiempo podamos contar con un nuevo miembro en el equipo de enfermería.

Estás viendo:
Una mirada no sanitaria sobre el COVID19: “Ahora valoro más el trabajo de las enfermeras”

¡Compártelo!