La vuelta de enfermeras a España, una cuestión de voluntad política

Recuperar el talento perdido de las enfermeras y enfermeros que se vieron obligados a hacer las maletas y emigrar es posible, y depende exclusivamente de la voluntad política de quienes nos gobiernan. SATSE ha preparado un Plan de Retorno y Estabilidad que ha dirigido esta semana a los grupos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados.

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a los distintos partidos políticos que presenten iniciativas en el Congreso de los Diputados instando al Gobierno a que apruebe un “Plan de Retorno y Estabilidad para Enfermeras y Enfermeros en el Sistema Nacional de Salud (SNS)”. El objetivo es evitar la emigración forzosa de estos profesionales y que los miles de ellos y ellas que ya se encuentran en el extranjero puedan volver a su país, si así lo desean.

En sendas cartas a los máximos responsables de los principales partidos políticos, el presidente de SATSE, Manuel Cascos, les traslada el documento elaborado por la organización sindical que contempla un conjunto de medidas para cumplir el doble objetivo de posibilitar la vuelta a sus hogares de los miles de profesionales que se han visto obligados a emigrar a otros países y, al mismo tiempo, dar estabilidad y calidad en el empleo a los que permanecen en nuestro país para evitar que muchos no sigan viendo como única salida el trabajar fuera de España.

SATSE recuerda que, entre otras conclusiones acordadas por los partidos políticos en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica de nuestro país, se encuentran la de “priorizar con carácter urgente medidas para acabar drásticamente con la precariedad laboral y la temporalidad estructural” y “establecer los mecanismos e incentivos necesarios para recuperar a muchos profesionales sanitarios que emigraron durante los años de crisis económica”.

Once medidas para volver

Por ello, la organización sindical les pide ahora que hagan todo lo posible para que se cumplan los compromisos adquiridos para mejorar la atención sanitaria y cuidados. También que se mejoren las condiciones laborales de las enfermeras y enfermeros de nuestro país, llevando al Congreso de los Diputados todas las iniciativas necesarias para que se haga realidad el plan de retorno y estabilidad planteado. Esta problemática fue trasladada por Manuel Cascos a los partidos, en su intervención en el seno de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica.

Entre otras medidas, se encuentra la realización generalizada de contratos estatutarios estables en el mismo centro sanitario con una duración mínima de un año. También el desarrollo de un programa de acogida a profesionales, tanto para aquellos que se encuentran en el extranjero como para los recién graduados en los dos últimos años y que permanecen en nuestro país, incluyendo, entre otras cuestiones, un periodo de adaptación laboral remunerado de, al menos, un mes.

“Mientras España se encuentra a la cola de Europa en cuanto al número de enfermeras y enfermeros por habitante, el resto de países se benefician de la excelente cualificación y competencias de los profesionales españoles que no vieron otra salida que hacer las maletas y dejar a sus familias y seres queridos en busca de una oportunidad laboral”, apunta.

Ofertas Públicas de Empleo

Asimismo, se plantea facilitar el acceso a la carrera profesional del servicio de salud correspondiente, con valoración del tiempo trabajado fuera de España; realizar convocatorias de Ofertas Públicas de Empleo (OPEs) en todos los servicios de salud en un plazo máximo de un año; establecer una compensación por el coste del desplazamiento de vuelta a España, y abonar una mensualidad adicional a la firma del contrato correspondiente por parte del profesional, tanto para los que vienen de otros países como para los que están en España. De otro lado, también se reclama:

  • Establecer mejoras retributivas que dignifiquen y reconozcan el trabajo.
  • Fijar un número máximo de pacientes asignados a cada profesional.
  • Crear guarderías gratuitas en los hospitales para favorecer la conciliación laboral y personal.
  • Fomentar la presencia de las enfermeras y enfermeros en altas responsabilidades directivas y políticas que incidan en el SNS.

Por último, SATSE subraya que la pandemia de la Covid-19 ha constatado que el déficit histórico y crónico de enfermeras y enfermeros que sufre nuestro país. Un déficit que tiene consecuencias muy negativas para la salud y seguridad del conjunto de la ciudadanía y también para estos profesionales. “De ahí la suma importancia de recuperar todo el talento enfermero perdido y que no emigre nadie más que no lo quiera”, concluye SATSE.

Estás viendo:
La vuelta de enfermeras a España, una cuestión de voluntad política

¡Compártelo!