Así luchan las enfermeras contra el cáncer

La enfermera está implicada en todas las líneas de trabajo que en su día impulsaron la creación del Día Mundial contra el Cáncer. Desde la atención sanitaria a este proceso de enfermedad, la sensibilización de la población sobre la importancia de la detección precoz y la realización de las pruebas de screening, y la adopción de hábitos de vida saludable, que pueden poner freno a muchos casos de cáncer.

El Día Mundial contra el Cáncer nació el 4 de febrero de 2000 en el marco de la Cumbre Mundial contra el Cáncer para el nuevo milenio celebrada en París. La Carta de París tiene como objetivo investigar y prevenir el cáncer, mejorar la atención al paciente, aumentar la concienciación y movilizar a la comunidad mundial para realizar un progreso contra el cáncer, e incluyó la adopción del día mundial. Veinte años después la enfermería sigue involucrada con todos esos principios a través de diferentes áreas de acción.

El Cuidado de las personas con cáncer

Cada día miles de enfermeras trabajan por mejorar los cuidados en el ámbito oncológico desde los diecisiete servicios de salud de nuestro país y las dos ciudades autónomas.

En la Sociedad Española de Enfermería Oncológica se reúnen más de 400 profesionales que impulsan el conocimiento y la actuación en torno a la enfermedad. Esta asociación  forma parte de la European Oncology Nursing Society (EONS) y de la International Society of Nurses in Cancer Care ( ISNCC) así como de la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería (UESCE).

Se trata de reunir a los profesionales que cuidan a pacientes con cáncer en las diferentes áreas y niveles de asistencia y apoyar sus esfuerzos en los ámbitos local, regional, nacional, europeo e internacional; unificar criterios de actuación profesional; promover la investigación en campos propios y mejorar la calidad en la asistencia. Una asistencia que se plasma así en la consulta de enfermería oncológica de los hospitales españoles.

Una de las situaciones más complicadas que tienen que vivir las enfermeras en el abordaje de esta enfermedad, es enfrentarse al cáncer infantil. Para Pilar Herreros,  supervisora de Oncología Pediátrica en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús, lo importante es hacer un abordaje integral y estar muy cerca de los niños y sus familias.  A pesar de los momentos difíciles,  lo importante es trasmitir tranquilidad, confianza y seguridad.

La enfermera no sólo aborda el proceso de enfermedad, sino que promueve actuaciones que favorecen, desde el ámbito sanitario, una mayor calidad de vida para todos los pacientes con cáncer. Un ejemplo de ello es el trabajo que desarrollan las enfermeras desde la Unidad de Micropigmentación mamaria del Hospital Universitario Ramón y Cajal.

Las enfermeras también actúan ayudando a las personas a normalizar su vida desde todos los prismas. Es el caso de los talleres de automaquillaje para mujeres con cáncer.

Formación y actualización

Para hacer un abordaje constante , la actualización profesional es vital. Un ejemplo de ello son estas jornadas que se repiten en todos los servicios de salud.

Las cifras de cáncer en España se sitúan en 277.394 casos al año, pero la mortalidad del cáncer en España ha experimentado un fuerte descenso en las últimas décadas. Estas tendencias reflejan las mejoras en la supervivencia de los pacientes con tumores debido a las actividades preventivas, las campañas de diagnóstico precoz, los avances terapéuticos, entre otras causas.

Prevención y detección precoz

Especialmente desde la Atención Primaria, la enfermería trabaja, además de en el seguimiento y cuidados, en el ámbito de la detección precoz y la prevención.  Lo hacen a través de diferentes acciones de sensibilización.

Pero la actuación enfermera en el ámbito de la prevención también se dirige a educar en salud a la población para evitar los factores de riesgo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), estos son:

  • Consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Alimentación y dieta.
  • Actividad y ejercicio físicos.
  • Radiaciones o exposición a sustancias cancerígenas.
  • Determinadas infecciones.

Todas estas actuaciones deben comenzar en la infancia. Para ello la figura de la enfermera escolar es muy importante.  Puede trabajar con los más jóvenes en evitar el consumo de drogas, favorecer el ejercicio y la alimentación saludable, piezas clave en la prevención de esta enfermedad.

Estos son sólo algunos ejemplos de cómo la enfermera lucha cada día contra el cáncer, al lado de quienes lo sufren y muy cerca de sus familiares, demostrando, que sí, sí es posible vencer a esta enfermedad, y lo más importante, prevenirla.

Estás viendo:
Así luchan las enfermeras contra el cáncer

¡Compártelo!