La Atención Primaria frente al coronavirus

Carlos Santos es responsable de enfermería en un centro de salud y su testimonio defiende el papel que ha tenido la Atención Primaria en los momentos más críticos de la pandemia. Asegura que han sido los grandes olvidados, pero ahora, en la fase de desescalada, se ha empezado a valorar el trabajo de los centros de salud para el control epidemiológico.

Cada día se ha seguido muy de cerca el número de contagios, de fallecidos y de altas hospitalarias, pero esas cifras no reflejaban el número de pacientes cuyo seguimiento hacían los profesionales de Atención Primaria. Se estima que un 50% de los pacientes con COVID-19 han estado en manos de la atención básica, a través de asistencia telefónica y domiciliaria. En este programa de Enfermería Visible hablamos con Carlos Santos, responsable de enfermería del Centro de Salud La Chopera de Alcobendas, en Madrid.

Madrid es la comunidad donde trabaja Carlos, y allí 1.668 trabajadores de la Atención Primaria de 3.620 a los que se les ha sometido a las pruebas PCR han dado positivo en COVID-19. Nuestro protagonista asegura que no ha tenido miedo en ningún momento, pero que sí reconoce que le preocupaba mucho no tener los recursos suficientes para la protección de sus enfermeras y enfermeros.

Durante la pandemia, Atención Primaria se ha adaptado rápidamente a los cambios. Ha habido centros de salud y consultorios que han tenido que cerrar y otros que han abierto en fin de semana. En todos los casos, el personal de enfermería se ha visto obligado a dejar sus agendas y a cambiar su forma de trabajar para dedicarse casi por completo al seguimiento de pacientes de COVID-19.

Sin embargo, su actuación ha sido silenciosa y Carlos Santos, en el momento de esta entrevista, consideraba que no se había reconocido lo suficiente el trabajo de Atención Primaria.

 

Atención Primaria para contener la pandemia

La OMS recomienda reforzar la Atención Primaria como medida clave para hacer frente a la pandemia. Su papel es de suma importancia en la prevención y promoción de la salud, así como en el cuidado integral y continuado de las personas en el contexto comunitario.

En esta fase de reorganización de la asistencia, la enfermería de Atención Primaria está haciendo grades esfuerzos por adaptarse al reto de ser el gran dique de contención de la epidemia. Carlos Santos cuenta cómo han entrado en una “cierta normalidad”. Se ha mejorado e informatizado el triaje de la entrada a su centro de salud, se han reducido en un 60% los asientos en las salas de espera y se vuelven a retomar poco a poco las agendas propias.

El peso del control epidemiológico recae ahora sobre la Atención Primaria, con el seguimiento de pacientes y la realización de PCR diagnósticas. Su visibilidad en los medios es ahora mayor que al principio de la crisis, pero el futuro de la Atención Primaria pasa por un mayor reconocimiento a todos los niveles.

Estás viendo:
La Atención Primaria frente al coronavirus

¡Compártelo!