Cirugía menor, una competencia enfermera

Francisco es enfermero de atención primaria desde hace 15 años. Atiende a pacientes con heridas cutáneas de mayor o menor complejidad pero que precisan de cirugía menor. Descubre las ventajas que tiene el poder desarrollar estas técnicas en los centros de salud.

El equipo de Enfermería Visible se ha desplazado hasta Humanes para conocer qué es la cirugía menor de la mano de Francisco, enfermero de atención primaria. Diariamente atiende lesiones que precisan de estas técnicas y resalta la importancia de poder aplicarlas en los centros de salud sin necesidad de desplazarse hasta un hospital para ver al especialista. Como dice nuestro protagonista: “la cirugía menor es una competencia enfermera”.

Hay provincias sin cirugía menor en ninguno de sus centros de salud

Acompañamos a Francisco a una cita con un paciente al que tiene que tratar con cirugía menor en el mismo centro de salud. Una práctica que no todos los centros están habilitados. La cirugía menor ambulatoria está viviendo un desarrollo desigual en nuestro país. Este es el caso Castilla-La Mancha, con bastantes centros de salud en los que todavía no se han implementado estás técnicas. En Canarias, la provincia de Las Palmas no tiene ningún centro de cirugía menor ambulatoria. Mientras que la provincia de Santa Cruz de Tenerife sólo tiene dos.

Pero ¿qué es exactamente la cirugía menor?

La SEMERGEN la define como el conjunto de técnicas o intervenciones quirúrgicas que se realizan sobre la superficie corporal de forma sencilla. Soluciona lesiones traumáticas de naturaleza benigna o alteraciones del tejido subcutáneo que, de no resolverse a tiempo, pueden derivar en problemas de salud más graves en un futuro. Además, la cirugía menor normalmente precisa de la aplicación de anestesia de carácter local.

Francisco observa una alteración del tejido subcutáneo previa aplicación de nitrógeno líquido.

La formación es vital

Para la práctica de la cirugía menor, es imprescindible tener un conocimiento elevado de valoración de heridas, saber clasificarlas según su gravedad, tener el material dermatológico necesario, usar las técnicas y los tipos de suturas más adecuados para cada caso.

No existe una especialidad de enfermería en cirugía menor.“No hay una formación claramente definida en cirugía menor”, nos cuenta Francisco pero “existen cursos que ofertan los sindicatos o a través del Sistema Nacional de Salud”. Otra opción es colaborar con su hospital de referencia. Esta fue la vía por la que optaron en Humanes. Francisco nos explica como el departamento de dermatología del Hospital de Fuenlabrada colabora con ellos, facilitando que los enfermeros realicen rotaciones por sus servicios hasta aprender las técnicas necesarias.

El efecto pelota de tenis

El paciente es muchas veces derivado de su centro de salud al especialista. Una vez en el de hospital, se encuentran que muchos dermatólogos consideran que la patología benigna no debería ser tratada allí. Por lo que devuelven al paciente a su centro de salud. Este ir y venir es lo que llama Francisco efecto pelota de tenis. 

“Nuestro sistema de salud es maravilloso pero tenemos que ser más eficientes para mantenerlo”

Si al paciente se le soluciona su lesión cutánea en su centro de Atención Primaria, mejoraría no sólo la satisfacción del paciente, sino también las listas de espera de todo el sistema sanitario. La cirugía menor es una competencia enfermera que aliviaría esta situación. Pero no es la única ventaja que se obtendría implantando la cirugía menor en todos los centros ambulatorios.

La cirugía menor facilita la prevención

“Hay pacientes que no visitan nunca a su enfermero” reconoce Francisco y nos explica cómo practicar cirugía menor en su centro ambulatorio, facilita su labor de prevención. Los pacientes acuden al centro de salud por una lesión cutánea, desde fibromas o queratosis actínicas hasta verrugas vulgares. Y el poder tratar esas lesiones en su entorno cercano, le otorga bastante confianza con el paciente. Gracias a estas consultas y al tratamiento continuado, establece una relación empática entre enfermero paciente. Esto le facilita abordar otros temas como el tabaquismo, los anticonceptivos, el calendario de vacunación del paciente, etc. Nuestro protagonista defiende que “la enfermería tiene que ser proactiva” y resalta la importancia de la cirugía menor “como puerta de entrada a la labor de prevención del enfermero”.

El paciente se muestra satisfecho por la atención prestada por su enfermero sin tener que desplazarse lejos de casa.

Conoce que más puede hacer la cirugía menor en Atención Primaria en el nuevo Enfermería Visible.

Estás viendo:
Cirugía menor, una competencia enfermera

¡Compártelo!