¿Conocemos la enfermedad de Parkinson?

El Día Mundial del Parkinson, que se celebra cada 11 de abril, pone el acento en la necesidad de conocer la enfermedad a fin de poder combatirla. Un equipo multidisciplinar de profesionales, entre los que se encuentran enfermeras y fisioterapeutas, trabajan cada día para mejorar la calidad de vida de las personas diagnosticadas con esta enfermedad.

El párkinson es una enfermedad crónica, neurodegenerativa e invalidante. Aunque su nombre es de sobra conocido, es muy desconocida y estigmatizada. La sociedad tiene de ella una imagen distorsionada basada en falsos estereotipos. El más extendido es la identificación del temblor como el único síntoma del Parkinson. Desde la Federación Española de Parkinson se lanza el lema “En 2040 el párkinson será la enfermedad grave más común. Conocerlo es el primer paso para combatirlo” 

Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa en incidencia y prevalencia después del Alzheimer. La franja media de diagnóstico se sitúa entre los 55 y los 60 años, aunque uno de cada cinco casos se diagnostica antes de los cincuenta años, y una de cada tres se encuentra en edad laboral. Es el caso de Iñaki, que ha protagonizado la campaña #Enpocaspalabras, donde uno de los ejes  habla del ejercicio físico como clave para mantener la calidad de vida.

No existen estudios epidemiológicos detallados sobre la enfermedad de Parkinson en España, pero se  estima que afecta a 160.000 personas y a más de 7 millones en todo el mundo.  Según la Federación Española de Parkinson, y de acuerdo a  últimos estudios, “en 20 años pasará de 7 a 12 millones de personas”.

Síntomas

  • Rigidez. La rigidez, o resistencia al movimiento, afecta a la mayoría de las personas con enfermedad de Parkinson.
  • Bradicinesia. Esta disminución del movimiento espontáneo y automático es particularmente frustrante debido a que puede hacer que las tareas sencillas se vuelvan difíciles.
  • Inestabilidad postural. La inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio, hace que las personas afectadas tengan caidas.
  • Temblor. El temblor asociado con la enfermedad tiene una apariencia característica.

El diagnóstico precoz y la investigación, claves

Un diagnóstico certero y precoz beneficia a la persona con párkinson y su entorno, porque permite una mejor calidad de vida. La enfermedad de Parkinson es difícil de diagnosticar en sus etapas iniciales, ya que se confunde con los síntomas propios de otras patologías. Según los últimos datos recogidos por la Sociedad Española de Neurología, el diagnóstico en España se demora entre uno y tres años. En una enfermedad de la que se desconoce de manera precisa las causas que la motivan y que hoy no tiene cura, por lo que la investigación se configura como clave.

Cuidados de enfermería

En el “Libro Blanco del Parkinson en España. Aproximación, análisis y propuesta de futuro” se destaca la importancia del equipo multidisciplinar y, especialmente, de los enfermeros y enfermeras especializados en esta enfermedad, que son quienes pueden prestar unos cuidados de calidad basados en la información sobre la enfermedad, así como toda una serie de pautas para la vida diaria: nutrición, técnicas de movilización, higiene, preparación de medicamentos, utilización de ayudas técnicas, etc. La enfermera es quien coordina todo el abordaje de esta enfermedad que tiene implicaciones en numerosas áreas de especialización, que incluyen las terapias de rehabilitación que imparten fisioterapeutas y logopedas. En el hospital Ramón y Cajal cuentan con una unidad especializada, desde ella, Gema Sánchez, enfermera,  nos acerca las principales áreas de acción en las que trabajan.

En el día mundial, Gema insiste en mandar un mensaje de tranquilidad a todas las personas que reciben este diagnóstico, ya que los actuales tratamientos, cuidados y terapias que desarrolla el equipo multidisciplinar especializado permiten a los pacientes llevar con calidad de vida su día a día durante años.

Estás viendo:
¿Conocemos la enfermedad de Parkinson?

¡Compártelo!