Peligro, ahogamiento

Peligro, ahogamiento

Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por causas externas, es decir, aquellas producidas por accidentes, violencia, acontecimientos ambientales, envenenamientos y otros efectos adversos. Cada año, alrededor de 372.000 personas mueren ahogadas en el mundo.

En 2018, 483 fallecieron en España a causa de ahogamientos accidentales rompiendo la tendencia descendente de los años previos. Durante el pasado mes de junio, 35 personas han perdido la vida por ahogamiento en espacios acuáticos. Además, en 2019, 60 personas fueron hospitalizadas como consecuencia de las lesiones producidas al saltar o tirarse de cabeza al agua, seis de ellas por lesión medular.

Los factores de mayor riesgo relacionados con los ahogamientos son: los momentos de relajación en la vigilancia de menores, las conductas de riesgo, el baño en zonas sin vigilancia, el consumo de alcohol y drogas, problemas de salud y los turistas no familiarizados con las particularidades de las aguas locales.

Báñate de forma segura

Todas estas desgracias se pueden prevenir de forma muy sencilla, siguiendo las recomendaciones que  el Ministerio de Sanidad  lanza cada verano.

  • Extrema la precaución con los menores de edad. Es fundamental tenerlos siempre vigilados, que aprendan a nadar lo antes posible y que no puedan acceder solos y fácilmente al recinto de la piscina.  La mayoría de los ahogamientos se producen de forma rápida y silenciosa,  por lo que es imprescindible que un adulto vigile a los niños  en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella.
  • Asegúrate de que la piscina a la que vas cuente con socorrista.  Pero recuerda, la supervisión de tus hijos es tu responsabilidad; la del socorrista es el rescate y el salvamento acuático en caso de que sea necesario.
  • Las medidas de seguridad alrededor de la zona de baño deben respetarse: no se puede correr por el borde de la piscina o jugar a empujar a la gente.

  • Utiliza chaleco salvavidas si no sabes nadar correctamente y también siempre que practiques un deporte acuático.
  • En la playa, respeta las banderas. Nunca te bañes si está roja, y con amarilla hazlo solo hasta la cintura, con precaución y el menor tiempo posible. Además respeta siempre las indicaciones de los socorristas y no sobreestimes tu condición física. Si notas que te cansas o tienes dificultad para salir, nade de espaldas moviendo solo las piernas hasta llegar cerca de la orilla.

  •  No te bañes en zonas en las que esté prohibido el baño.
  • Intenta bañarte en compañía, especialmente las personas mayores o con problemas de salud.
  • Cuidado con los baños nocturnos. En caso de que sufras un accidente, la falta de luz puede dificultar tu localización y el envío de ayuda.
  • Alcohol y baño es una mala combinación. La ingesta de alcohol disminuye la capacidad de reacción ante un peligro o puede propiciar el adoptar conductas de riesgo.
  • Tirarse al agua de cabeza desde una gran altura, como puentes, árboles, rocas o balcones, puede producir graves lesiones. Antes de lanzarte siempre debes comprobar que existe suficiente profundidad y no hay ningún obstáculo.  Todo los veranos se producen graves lesiones en el medio acuático, como traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares, y las víctimas son mayoritariamente hombres jóvenes.

  • El uso de colchonetas y otros objetos hinchables debe realizarse con precaución ya que pueden arrastrarnos mar adentro con rapidez.
  • Si sientes fatiga, cansancio o frío sal del agua a la mayor brevedad.
  • El conocimiento de primeros auxilios básicos en la población puede contribuir a salvar vidas.

La Covid-19 sigue presente en verano

A pesar de que la vacunación contra el Coronavirus sigue avanzando muy positivamente gracias al incansable trabajo de las enfermeras y enfermeros, no debemos olvidar que el virus sigue presente y debemos seguir cumpliendo con las normas.

  • No acudas a zonas de baño si tienes síntomas compatibles o estás en aislamiento por COVID-19, o si te encuentras en cuarentena por contacto estrecho.
  • Evita las aglomeraciones y mantén una distancia de al menos 1.5 metros entre personas no convivientes. Si no puedes mantenerla, debes usar mascarilla aunque estés en exterior.
  • Cuida tu higiene respiratoria. Si vas a toser o estornudar hazlo en el codo,utiliza pañuelos desechables de papel y realiza una correcta higiene de manos posteriormente.
  • Sigue las indicaciones de las autoridades o instalaciones respecto a sectorialización, colas, turnos, cita previa, etc…
  • Si comienzas a encontrarte mal y  presentas síntomas Covid-19 durante tu estancia en una zona de baño, ponte la mascarilla , abandona el espacio  y contacta con su centro de salud o llama al 112.

El verano es una época de disfrute y desconexión, pero no debemos olvidar que hay ser cuidadosos para que una imprudencia no nos amargue las vacaciones o el resto de nuestra vida.

Estás viendo:
Peligro, ahogamiento

¡Compártelo!