COVID persistente: investigación y adaptación de enfermería

COVID persistente: investigación y adaptación de enfermería

Anna, Marta y María trabajan a la Unidad de COVID Persistente del Hospital Germans Tries i Pujol en Badalona, un servicio creado en junio del año pasado y en el que se hace el seguimiento, se investiga y se recogen datos de centenares de pacientes que sufren esta enfermedad.

Más de un 10% de los enfermos infectados por Covid 19 siguen sufriendo síntomas durante semanas, incluso meses, después del punto álgido de la infección. Es el llamado Long Covid (o Covid persistente), una patología de la que se han descrito más de 200 síntomas diferentes y parece predominar entre mujeres de mediana edad. “Son síntomas que persisten después de la infección aguda y que afectan a la calidad de vida” explica la enfermera coordinadora a la Unidad de Covid Persistente de Can Ruti, Marta Font.

El síndrome multiorgánico todavía es muy desconocido

“Se está estudiando la etiología del síndrome, el motivo de que ocurra y su tratamiento” afirma Font, que apunta que además de la investigación central se han abierto varios subestudios en áreas que van desde la cardiología o rehabilitación hasta la psicología y la nutrición. En su unidad, todos los pacientes pasan por la consulta de enfermería donde se sigue la evolución y se hace la compilación de datos, una visita que ha ido cambiando “y adaptándose al momento de la investigación, no es la misma ahora que antes, ni que dentro de 3 meses” explica Marta.

Creación de la Unidad

La enfermera coordinadora Anna Chamorro, ha vivido la creación de esta unidad y explica que entorno a los tres meses del inicio de la pandemia empezaron “a recibir un aluvión de emails explicando sintomatología muy diversa”. Chamorro recuerda que a pesar de estar en un momento crítico en el que “se estaba muy centrado en el paciente agudo, quisimos dar respuesta y citar a estas personas”. La profesional asegura que las primeras visitas eran “desesperantes porque no podíamos dar respuesta a unos síntomas que no entendíamos”. “Pero cuando no se puede curar, se tiene que cuidar” sentencia la enfermera, que refiere el alivio de sus pacientes “tan sólo por ser escuchados y que se recogieran sus síntomas”.

Una vez creado este servicio, Chamorro resalta que es “una unidad multidisciplinar, en la que es clave que vayamos todos muy coordinados, para atender y entender mejor a estos pacientes, que nos llegan sintiéndose muy solos, asustados y a menudo con experiencias muy negativas”. En la misma línea Marta Font apunta que “la principal preocupación que tiene el paciente es que no sabe cómo evolucionará. Los enfermeros tenemos que apoyar, motivar al paciente e intentar evitar la ansiedad”. La profesional afirma que “les hacemos ver que están en buenas manos, que hay detrás un equipo que está llegando a conclusiones y que hay pacientes a los que se les ha dado la alta”.

Desgaste emocional

Otra profesional de enfermería que trabaja con COVID Persistente en el Hospital Germans Tries i Pujol, es María Pons. Ella explica que sus pacientes sufren mucho desde el punto de vista emocional, algunos “dependen del resto la familia, no pueden hacer la compra o bajar las escalas de casa”. La enfermera explica que “lo que más expresan es ansiedad por no poder seguir trabajando, por no hacer una vida como la de antes” y añade que ella ha “visto pacientes que han intentado volver a trabajar pero no han podido”. “No pueden hacer nada sin cansarse y llevan mucho tiempo incomprendidos y sin ayuda. Por eso la gente está agradecida cuando les das una respuesta” apunta. “Nos gustaría dar más respuestas” responde rápidamente Anna que asegura que para poder hacerlo “hay que aumentar la investigación para llegar a conclusiones sobre fármacos, entender las causas y encontrar tratamientos eficaces”.

Las tres enfermeras sospechan que el porcentaje de afectados podría ser más elevado y por eso, nos dice la Marta, “hay que hacer visible el síndrome, darla a conocer… porque hay gente que lo está sufriendo y no sabe el que le pasa”.

Estás viendo:
COVID persistente: investigación y adaptación de enfermería

¡Compártelo!