Enfermeras para liderar la salud en el mundo

En el Día Internacional de la Enfermería, que se celebra el 12 de mayo, SATSE ha reclamado que las administraciones sanitarias inviertan más en enfermeras y enfermeros para poder ejercer su liderazgo de la salud en el mundo. Un papel que le otorga a esta profesión la Organización Mundial de la Salud en un año, 2020, que también es el Año Internacional de la enfermera y la matrona. Para la OMS esta profesión es vital para la mejora de la salud de las personas en todas partes. Sin enfermeras no pueden lograrse los Objetivos de Desarrollo Sostenible, ni la cobertura sanitaria universal.

SATSE celebra el Día Internacional de la Enfermería con el lema “Enfermeras para liderar la salud en el mundo”. Este año tiene una mayor relevancia si cabe al producirse dentro del Año Internacional de la Enfermera y la Matrona, declarado así por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta organización quiere reconocer así la labor de estos profesionales sanitarios en todo el mundo y demandar que asuman una mayor importancia y presencia en los diferentes sistemas sanitarios para mejorar la salud de todas las poblaciones.

La celebración del Día Internacional se produce en un contexto sanitario mundial excepcional y difícil por la expansión de Covid-19. Una enfermedad que ha provocado un tremendo sobreesfuerzo en todos los profesionales sanitarios y, especialmente en las enfermeras y enfermeros. Han trabajado sin descanso, desde la responsabilidad y el compromiso, para atender y cuidar a las personas afectadas por la enfermedad; aún sabiendo que su salud y seguridad estaba en riesgo, al igual que la de las personas de su entorno.

En este sentido, el Sindicato de Enfermería incide en que la escasez de las plantillas, sobre todo en los primeros momentos, y el importante número de profesionales contagiados o en aislamiento les ha obligado a trabajar doblando turnos y con menos periodos de descanso. Esto ha conllevado, explica SATSE, un importante agotamiento físico y también psicológico producido por «el tremendo desgaste que supone el continuo estrés, ansiedad y contacto permanente con el dolor, el sufrimiento y, con demasiada frecuencia, la muerte. Una gran labor, apunta SATSE, que está siendo aplaudida todos los días por el conjunto de la ciudadanía.  Esto ha llevado a las autoridades sanitarias a comprometerse a mejorar la situación del Sistema Nacional de Salud (SNS), una vez acabe la actual fase de emergencia sanitaria.

Mayor liderazgo profesional

Por ello, desde la organización sindical se insiste en que las buenas declaraciones de intenciones deben convertirse en realidad. Ha de propiciarse un mayor liderazgo de las enfermeras y enfermeros dentro de nuestro sistema sanitario. “Ha llegado el momento de que todas las autoridades sanitarias competentes tomen las decisiones necesarias para que las más de 300.000 enfermeras y enfermeros asuman la responsabilidad y ocupen el espacio que se merecen dentro del Sistema Nacional de Salud, por su acreditada solvencia y capacidad resolutiva y que, hasta la fecha, no ha sido posible por una visión cortoplacista y economicista muy alejada de lo que defienden organizaciones, como la OMS, la ONU o la OCDE”, afirman.

«La única y mejor alternativa que hay es invertir en enfermeras y enfermeros»

Desde el Sindicato se subraya que nuestro país, tras la grave crisis del Covid-19, necesitará un sistema sanitario más fuerte, cohesionado y eficaz. Un sistema que sepa afrontar en las mejores condiciones emergencias sanitarias futuras y que, en su día a día, responda a las necesidades asistenciales y de cuidados de toda la población. Para ello, concluye, “la única y mejor alternativa que hay es invertir en las enfermeras y enfermeros”.

Mejorar los niveles de salud en el mundo

Para la OMS una enfermería fuerte, que desarrolle su liderazgo en el mundo, es el único camino para mejorar los niveles de salud de las personas. «Demasiado a menudo las enfermeras y enfermeros se encuentran subestimados, no pudiendo dar, lo mejor de su trabajo. Trabajan en situaciones muy difíciles: están infravaloradas; faltas de recursos y sobrecargadas de trabajo», explica la OMS. El refuerzo de la enfermería trae consigo beneficios adicionales inmediatos.  Para la OMS promueven la equidad de género (ODS 5); contribuyen al desarrollo económico (ODS 8) y favorecen otros Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Estás viendo:
Enfermeras para liderar la salud en el mundo

¡Compártelo!