Enfermería de farmacia hospitalaria, cuidando desde la distancia

Enfermería de farmacia hospitalaria, cuidando desde la distancia

La enfermería de farmacia hospitalaria es uno de los trabajos más desconocidos para las propias enfermeras, pero son muchas las que forman parte de este equipo. Sus cuidados a los pacientes son diferentes, desde la distancia, pero no por ello dejan de tener presente en cada minuto de su jornada que siguen trabajando por y para ellos.

En la farmacia del Hospital 12 de Octubre trabajan 15 enfermeras en colaboración directa con técnicos de farmacia y personal de diversa índole. Su trabajo se divide en tres: el almacén general, la zona de dispensación a pacientes externos o ambulatorios, y la zona de elaboraciones estériles.

Almacén general

Es la zona en la que se recepcionan, almacenan y administran los medicamentos. Aquí, la labor fundamental de las enfermeras es la coordinación.  Yolanda es el nexo entre los técnicos de farmacia, la enfermería de todo el hospital y los médicos para que la medicación fluya desde su entrada desde la calle, hasta su llegada a los armarios dispensadores para su administración a los enfermos. El ritmo en el almacén no para nunca. Se trabaja las 24 horas los sites días a la semana llegando a preparar diariamente unos 600 tratamientos.

Aquí también se reenvasan  y etiquetan todos aquellos medicamentos que no vienen en formato unidosis y se realizan algunas fórmulas magistrales necesarias para enfermedades específicas.

Elaboraciones estériles

En esta parte de la farmacia, el trabajo del personal de enfermería es fundamental ya que son ellas las que preparan personalmente lo que necesite el paciente. Aquí, la mayor parte del trabajo se desarrolla en cabinas.

  1. La nutrición parenteral son los aportes nutricionales esenciales que necesita un paciente cuando no puede ingerir comida por la vía normal. Su preparación se desarrolla por enfermeras en cabinas de flujo laminar horizontal para evitar la contaminación de los preparados y que lleguen al paciente en perfectas condiciones. Los técnicos de farmacia se encargan de  la limpieza de los envases con alcohol para que entren lo más estériles posibles a la cabina, donde las enfermeras deben estar muy concentradas para no confundirse en las medidas de cada elemento que entra en las bolsas de nutrición parenteral.
  2. Los citostáticos son los tratamientos de quimioterapia que reciben los pacientes con algún tipo de tumor. Esta medicación también está preparada por enfermeras, que manipulan fármacos tóxicos muy especiales y de una elevadísimo coste (algún bote ronda los 1.500€), por lo que las medidas de seguridad en esta zona son fundamentales. Hacen rotaciones de 15 días, trabajan con una equipación especial,  parte de su labor se realiza con punzones para evitar fugas y en cabinas especiales de riesgo biológicos con el flujo de los filtros EpAS de arriba para abajo para evitar que salgan vapores o aerosoles de los citotóxicos. Aquí la atención debe estar centrada al 100% puesto que es un trabajo de gran responsabilidad porque una equivocación puede ser mortal.

A pesar de encontrarse físicamente lejos de los pacientes, la enfermería de farmacia hospitalaria los sienten cerca. Saben que su trabajo es por y para ellos. Otra forma de cuidar tan importante como las demás.

Estás viendo:
Enfermería de farmacia hospitalaria, cuidando desde la distancia

¡Compártelo!