Enfermería rompe las diferencias

Las enfermeras comunitarias atienden a pacientes crónicos, dependientes y vulnerables. Con el objetivo de que adquieran habilidades y conductas que fomenten su autocuidado. También les ayudan a conocer sus derechos y a sacar lo mejor de sí mismos.

Carmen forma parte del equipo de enfermería del Centro Municipal de Salud Comunitaria Villaverde. Uno de los centros comunitarios que forman parte de la Estrategia Barrios Saludables  2016-2019, definida en el Plan Madrid Ciudad de los Cuidados. Su trabajo consiste en salir a la calle y conocer los problemas de la sociedad. Por eso, su lema es “De las batas a las botas”.

Su objetivo es la integración y mejorar la calidad de vida de la población. Además, transforman la dependencia en autonomía mediante el autocuidado. También, enfatizan sus acciones en la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. Su trabajo evitaría gastos , ya que se estima que el paciente crónico complejo o frágil supone un 5% de la población y consume el 65% de la totalidad de los recursos sanitarios. Son datos publicados en la revista Elsevier.

Pero de su trabajo, sobre todo lo que le gusta a Carmen es ayudar a personas con diversidad funcional, es decir, que tienen una discapacidad intelectual. Por eso, también imparte talleres en la Fundación Gil Gayarre. Las enfermeras les ayudan a sacar lo mejor de sí mismas y a que se enfrenten al mundo laboral.

Para Carmen, la enfermería es una parte importante de su vida. Aunque reconoce que no era su sueño. Si pudiera volver atrás, ¿optaría por ser enfermera? No te pierdas el programa completo de Enfermería Visible.

Estás viendo:
Enfermería rompe las diferencias

¡Compártelo!