Lillian Wald: enfermera, activista y humanitaria

El mundo ha ido cambiando gracias a la acción de mujeres poderosas. Grandes mujeres que dedicaron su vida a aquello en lo que creían, movidas por ideales. Mujeres visionarias que comprendieron que la sociedad no era perfecta y que era necesario imprimir cambios. Una de esas mujeres fue Lillian Wald, enfermera, activista y humanitaria.
Lillian Wald nació el 10 de marzo de 1867 en Cincinnati, Ohio. Vivía en una familia acomodada de profesionales judíos. Esto no pudo frenar una incansable y exitosa carrera humanitaria que se perpetua hasta nuestros días. A esta enfermera se la considera fundadora de la enfermería comunitaria. Desarrolló conceptos básicos de salud pública que fueron absolutamente revolucionarios en la sociedad de la época. Una enfermera activista y humanitaria.
A los 22 años comenzó a  estudiar en la Escuela de Enfermería del Hospital de Nueva York y tras graduarse, continuó sus estudios en el colegio de medicina de mujeres de la ciudad. En 1893 su destino cambió. Lillian acudió en ayuda de una joven cuya madre estaba grave en una vivienda cercana después de dar a luz. Fue en un humilde hogar de Lower East Side. Lo que vivió allí, marcó su vida para siempre.

Henry Street Settlement

Presenciar de primera mano la pobreza y las dificultades sufridas por los inmigrantes la llevó a fundar Henry Street Settlement. Una organización de enfermeras visitadoras que proveía servicios holísticos a clientes de los barrios de Nueva York, fundamentalmente en sus hogares. Ella creía que la enfermera tenía que llegar a la comunidad y abordar los problemas sociales que acompañan a la enfermedad, y que también la evitan.


Dejó la escuela de medicina y, junto con una compañera, Mary Brewster, se mudó a un cuarto en este vecindario. Allí ofrecía atención sanitaria a los residentes del área en sus hogares. Pronto fue creciendo el número de enfermeras, al aumentar la cantidad de trabajo. Compraron la casa del número 265 de la calle Henry con la ayuda, entre otros, de Jacob H. Schiff, banquero y filántropo judío.

En 1906 Lillian contaba con 27 enfermeras profesionales y con el gran apoyo financiero que fue sumando en 1913, alcanzaron 92 las enfermeras que estaban con ella en su institución. Estas cifras no pararon de crecer. Igual que las personas que atendieron, en 1917, el Servicio de Enfermería atendió a 32.753 pacientes y 21.000 niños enfermos en sus hogares.


Además de atención sanitaria, Henry Street brindó ayuda social, ofrecía un programa organizado de actividades sociales, culturales y educativas. Desde clases de inglés hasta música y teatro. El alcance de esta institución fue mucho más allá de la asistencia sanitaria, aunque las enfermeras de Henry Street se convirtieron en las guardianas de Nueva York.

Hechos, no palabras

Como directora de Henry Street Settlement hasta 1933, Wald aprovechó las corrientes intelectuales globales de reforma, especialmente las redes de mujeres progresistas, mientras integraba su visión en poderosas redes políticas para el cambio social. Durante sus 40 años al frente de esta institución, fue una valiente líder nacional en campañas de reforma social, salud pública y antimilitarismo. También desarrolló una auténtica cruzada internacional por los derechos humanos.
Wald también abogó por los derechos de los niños, los trabajadores, los inmigrantes, los civiles y las mujeres. Ayudó a instituir la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y la Liga Nacional de Sindicatos de Mujeres.
Lilliam Wald luchó contra el trabajo infantil
Además, fue defensora de las causas locales, como el patio de recreo de Seward Park y los problemas globales.Lideró el movimiento de acusación de abolir el trabajo infantil y creó la Oficina Federal de Niños en 1912. Wald alentó a todos los ciudadanos a actuar bajo su propia responsabilidad con humanidad.

Enfermera escolar

La acción de Lillian Wald en el ámbito de la salud pública fue incesante. Wald fue una impulsora de la  enfermería de salud pública. Estaba convencida de la necesidad de educar en salud, en un momento social muy delicado. Fue en 1902 cuando el centro Henry Street paga el salario de la primera enfermera de una escuela pública en la ciudad de Nueva York. Su éxito lleva a la Junta de Educación a contratar a más enfermeras en las escuelas.

Fue una de las primeras defensoras de contar con enfermeras en las escuelas públicas

Además de ser una de las primeras defensoras de contar con enfermeras en las escuelas públicas, ayudó a fundar la Organización Nacional de Enfermería de Salud Pública. También la Escuela de Enfermería de la Universidad de Columbia.

Liberación de la mujer

En 1930 Lillian Wald se retira y se convierte en directora emérita de Henry Street Settlement. En 1944, cuatro años después de su muerte, el Servicio de Enfermeras Visitantes se convirtió en su propia organización independiente. El Servicio de Enfermeras Visitantes de Nueva York continúa la visión de Wald de brindar atención sanitaria asequible y de alta calidad a los cinco distritos de Nueva York . Precisamente esta organización ha estrenado una exposición de la historia de este centro, incluye fotos de Lillian Wald.

Las enfermeras se encontraban en las marchas por el sufragio para la mujer

Lillian influyó en todas las esferas de la vida social americana, en el entorno de Nueva York. El desarrollo de la enfermería americana corrió paralela a la carrera de liberación de la mujer. Después de 75 años de lucha, en 1920, la Constitución de Estados Unidos permitió el sufragio en las mujeres. Las enfermeras se encontraban en las marchas de las sufragistas.

Franklin Roosevelt: “Trabajo desinteresado para promover la felicidad y el bienestar de los demás”

Prueba de la influencia que Lillian Wald tenia en la sociedad americana es que, en 1937, por su 70 cumpleaños, la madre de Franklin Roosevelt leyó una carta de su hijo en la que elogiaba a la enfermera Wald por su gran “trabajo desinteresado para promover la felicidad y el bienestar de los demás”.

Premios y reconocimiento

Lillian quiso escribir su legado. Lo hizo a través de dos libros. En 1934 se publica  “Windows on Henry Street” . Lo dedicó a Alice, Irene y Rita, compañeras junto a las que forjó muchos de los programas desarrollados en esta institución. El primero, “The house on Henry Street”, escrito por Lillian en 1915.

En 1937, por su 70 cumpleaños, la madre del presidente americano Sara Delano Roosevelt leyó una carta de su hijo, el presidente Franklin Roosevelt, en la que elogió a la enfermera Wald por su gran “trabajo desinteresado para promover la felicidad y el bienestar de los demás”.

Está representada en National Women’s Hall of Fame . Esta es una institución estadounidense creada en 1969 por un grupo de personas en Seneca Falls, Nueva York . Aquí fue donde se realizó la convención de derechos de la mujer de 1848 . El Salón Nacional de la Fama de la Mujer nombra a importantes mujeres estadounidenses. Los nominados se seleccionan sobre la base de los cambios que crearon que afectan los aspectos sociales, económicos o culturales de la sociedad.

Lillian Wald fue una líder de la enfermería de su época, una enfermería que se convirtió en un colectivo que promovió el cambio. Mejoro la sociedad de entonces, implementó cambios en la sanidad que ayudaron a mejorar la salud, especialmente de madres y niños, como lo hicieron otras enfermeras que conforman la historia de la profesión. También favoreció el crecimiento de la mujer. Cada día muchas enfermeras implementan mejoras en la salud de las personas, fruto de la investigación y de la ciencia. ¿Quieres contarnos tu historia? Hazlo a través de info@enfermeriatv.es y de nuestras redes, con #Enfermeras2020.

Estás viendo:
Lillian Wald: enfermera, activista y humanitaria

¡Compártelo!