Sanidad acuerda el plan de respuesta temprana en un escenario de control de la epidemia

Sanidad ha consensuado con las comunidades autónomas el "Plan de Respuesta temprana ante incrementos de la transmisión en un escenario de control de la pandemia de COVID-19". Entre las medidas acordadas se incluyen una adecuada dotación de recursos humanos y también las capacidades que tiene que tener cada servicio de salud ante una posible segunda oleada. Este plan define, además, nuevas oleadas del estudio de seroprevalencia para los meses de octubre, febrero y mayo. Los profesionales sanitarios serán objeto de estudios específicos.

El Ministerio de Sanidad ha consensuado con las comunidades autónomas el borrador del “Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por COVID-19”. El plan articula el conjunto de medidas para hacer frente al COVID-19 en el escenario actual y en los que puedan producirse en un futuro. Las diferentes comunidades han hecho sus aportaciones antes de su aprobación definitiva en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), celebrado en el día de ayer.


El objetivo general de este documento es, por una parte, reducir el impacto de la pandemia mediante el fortalecimiento de intervenciones rápidas, oportunas y eficaces y, por otra, preparar las capacidades de España frente a un incremento de la transmisión que, llegado el caso, pueda derivar en una segunda ola de transmisión de SARS-CoV-2. Entre las principales medidas:

  • Disponer de planes de contingencia.
  • Garantizar el funcionamiento adecuado de un sistema de información para la alerta precoz las 24 horas al día durante los 365 días del año.
  • Asegurar la capacidad del laboratorio ante el posible aumento de la demanda diagnóstica.

El Ministerio repite las cifras de camas de UCI y camas de agudos necesarias para asumir el incremento de casos y ya aportadas en otros documentos de trabajo ya aprobados. Se debe garantizar entre 1,5 y 2 camas de cuidados críticos por cada 10.000 habitantes y entre 37 y 40 camas para enfermos de agudos. El Sindicato de Enfermería ya denunció que ninguna comunidad autónoma cumple la ratio de camas de UCI, ni tampoco la de agudos y que además prevé cerrar este verano cerca de 7.000 camas.

Farmacia y equipos

El Ministerio establece para evitar los mercados tensionados una reserva estratégica de productos críticos que pueda cubrir las necesidades durante un periodo de 8 semanas. Además, la reserva nacional dará cobertura al 25% del consumo medio total declarado por las CCAA durante 2 meses en lo relativo a equipos de protección individual y productos sanitarios.

Sanidad ha informado que algunos de los equipos y materiales que formarán parte de esta reserva ya han sido adquiridos por el Gobierno. En el caso de los guantes o las mascarillas FPP3, se adquirirán mediante un Acuerdo Marco que el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, INGESA, está gestionando conjuntamente con las comunidades autónomas. La reserva estará compuesta por equipos de protección individual, técnicas diagnósticas; medicamentos y equipos de ventilación mecánica.

Tras el análisis, también se establece necesidad de reserva en torno a los siguientes principios activos: Cisatracurio, Midazolam, Propofol y Dexmedetomidina. La cantidad se estima en función de las DDD (Dosis Diaria Definida) necesarias para cubrir el tratamiento de los pacientes críticos intubados con una ocupación de 2.5 veces las camas de UCI habituales durante 7 días y asumiendo que el 75% de los pacientes requieren ventilación mecánica:

  • Cisatracurio: 45 kilos de sustancia activa (ya disponibles)
  • Midazolam: 13.984 gramos
  • Propofol: 125.740 gramos
  • Dexmedetomidina: 60 gramos.

Medidas de prevención

El documento establece como principales medidas no farmacológicas dirigidas al control de la propagación del virus la higiene de manos, la higiene respiratoria, la distancia interpersonal y la utilización de mascarillas.

  • La distancia de seguridad que establece el documento es 1,5 metros entre personas.
  • Higiene respiratoria.
  • La recomendación de uso de mascarilla para población general es el uso de mascarillas higiénicas.
  • La recomendación de uso de mascarilla para población con síntomas es mascarilla quirúrgica.
  • Limpieza habitual de las superficies y objetos de uso frecuente con agua y detergente; seguido de desinfección. Además, evitar el uso compartido de objetos, y garantizar un adecuado sistema de ventilación en edificios y zonas de reunión.

El Plan recoge medidas de respuesta para entornos específicos como son centros educativos, centros sanitarios, centros sociales y socio-sanitarios residenciales, entorno laboral, poblaciones socialmente vulnerables o entornos de alta concentración de personas.

Transmisión comunitaria no controlada

Sólo en el caso de la transmisión comunitaria no controlada, se establecen como medidas adicionales: acciones simultáneas de confinamiento en todo el territorio estatal o en territorios específicos y actuaciones relacionadas con el control de la movilidad y el transporte. No se aplicarán estas medidas en los casos de brotes controlados o casos esporádicos limitados, y tampoco ante brotes complejos o transmisión comunitaria esporádica. Estos serían los tres escenarios que contempla el plan.

Nuevas oleadas del estudio Ene-Covid

En el documento también se apunta que habrá nuevas oleadas del Estudio Nacional de sero-Epidemiología. El objetivo será  conocer la situación de la circulación del virus al inicio del otoño (octubre), en invierno (febrero) y en primavera (mayo). Además, colectivos de especial interés, como el de los profesionales sanitarios, además de las residencias de ancianos, y otros ámbitos, no bien caracterizados en ENE-COVID, serán objeto de estudios específicos.

Estás viendo:
Sanidad acuerda el plan de respuesta temprana en un escenario de control de la epidemia

¡Compártelo!