Apoyo psicológico para las enfermeras y enfermeros

El Sindicato de Enfermería resalta que todos los profesionales sanitarios, entre ellos, las enfermeras y enfermeros, están viéndose sometidos a una gran carga de ansiedad, estrés, desesperación, impotencia

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado al Ministerio de Sanidad que coordine con las comunidades autónomas la puesta en marcha urgente de programas y gabinetes de atención psicológica para los profesionales sanitarios. Entre ellos, las enfermeras, que están sufriendo una gran carga de ansiedad, estrés, desesperación e impotencia. La organización sindical advierte del desgaste emocional que incorpora el trabajo diario para atender a los pacientes con coronavirus.

Para el Sindicato de Enfermería la situación está yendo a más ante la creciente sobrecarga laboral que sufren por el incremento de casos de personas afectadas por el coronavirus. Además, de los casos sospechosas de estarlo en todo el Estado. También  se incrementa el estado de estrés ante los riesgos que están asumiendo por la falta de equipos de protección individual (EPIs).

Responsabilidad de las administraciones

Ante esta realidad, SATSE demanda a las autoridades sanitarias la creación y puesta en marcha con urgencia de gabinetes y programas de apoyo y atención psicológica en todos los servicios de salud de cada provincia. Señala que estos han de mantenerse durante y después de la crisis sanitaria actual, teniendo en cuenta que las consecuencias en los profesionales del estrés y desgaste emocional son a corto, medio y largo plazo.

Desde la organización sindical se incide en que todos los profesionales sanitarios están afectados por una situación de sobrecarga emocional difícil de soportar sin dañar y perjudicar su salud psíquica, a lo que se añade un incremento inevitable de los niveles de ansiedad y estrés enorme, al ser conocedores de que existen posibilidades de contagio del coronavirus, especialmente en aquellos que desarrollan su labor en Urgencias, Emergencias, Unidades de Medicina Interna y Neumología, así como en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs).

¿Quién cuidará de los pacientes?

SATSE recuerda que, según estudios recientes, la mitad de los profesionales de Enfermería en España ya señalaban sufrir, en condiciones normales de actividad asistencial, el síndrome del profesional “quemado” (burn out) y ocho de cada diez, estrés. Unas cifras que seguro se han incrementado exponencialmente en la actual crisis sanitaria motivada por la creciente expansión del coronavirus en nuestro país, apunta.

Asimismo, el Sindicato señala que el esfuerzo sobrehumano que están realizando, en estos momentos,las enfermeras y enfermeros puede soportarse durante un periodo de tiempo determinado, pero si la situación se prolonga puede tener repercusión, no solo de forma inmediata, sino también a largo plazo. Añade, al respecto, que un periodo de ansiedad prolongado aumenta también el riesgo de depresión y otros procesos que afectarían a su salud psíquica.

Por ello, desde la organización sindical se reitera que, aunque la prioridad sea, en estos momentos, atender a las personas afectadas por el coronavirus, hay también que destinar recursos para cuidar y proteger, ahora y en el futuro, a los profesionales sanitarios, nuestro mayor recurso para combatir la pandemia actual, pues si ellos causan baja por enfermedad, ¿quién cuidará a los pacientes enfermos?, concluye el Sindicato.

Iniciativas

En España han surgido diferentes iniciativas dirigidas a trabajar en esta línea de actuación. Entre ellas, la puesta en marcha por la Comunidad de Madrid de un teléfono de ayuda para profesionales. También han lanzado este video.

También la Sociedad Española de Psiquiatría ha lanzado un manual sobre cuidados de salud mental para profesionales. En este manual, se señala que la incertidumbre y el estrés que conlleva un brote epidémico exige una especial atención a las necesidades de apoyo emocional del personal sanitario. “Cuidarse a sí mismo y animar a otros a auto cuidarse mantiene la capacidad de cuidar a los pacientes“, señalan. Entre los retos a los que se enfrentan los profesionales: desbordamiento; riesgo de infección; equipos insuficientes e incómodos; proporcionar apoyo y atención sanitaria; gran estrés; exposición al desconsuelo de las familias y dilemas éticos y morales que incorporan decisiones complejas.

Estás viendo:
Apoyo psicológico para las enfermeras y enfermeros

¡Compártelo!