La enfermera escolar, clave en la vuelta al cole

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que las administraciones competentes, tanto a nivel estatal como autonómico, no pueden dejar en manos de cada centro educativo la decisión sobre quienes formarán los "equipos Covid-19”. Insisten en que debe haber un compromiso claro para contar con una enfermera en todos los colegios. Se trata de evitar riesgos para la salud y seguridad de niños, niñas y jóvenes cuando vuelvan a las aulas. La OMS recomienda la presencia de enfermeras en los centros.

SATSE ha rechazado la postura del Gobierno, manifestada por la ministra de Educación, Isabel Celaá, de dejar en manos de cada centro educativo la decisión de fijar qué persona o equipos se encargarán de controlar las medidas higiénico-sanitarias necesarias. La organización sindical entiende que esta decisión supondrá que finalmente no se contrate a ninguna enfermera o enfermero para trabajar en los colegios con el riesgo inherente que esta situación conlleva para la seguridad sanitaria de menores y jóvenes en los centros escolares de todo el país. La declaración se produjo en el Consejo de Ministros del martes.

“No se trata de que los responsables de los propios centros educativos no quieran contar con una enfermera o enfermero, porque sabemos que son los primeros interesados, sino que ellos dependen de los recursos económicos y materiales que les proporcionan las correspondientes administraciones competentes, por lo que al final tienen las manos atadas”, apuntan desde la organización sindical.

En beneficio de la comunidad

Ante esta realidad, el Sindicato reitera que la presencia y contratación de una enfermera o enfermero en los centros escolares es una responsabilidad sanitaria, administrativa y presupuestaria de cada consejería o servicio de salud correspondiente en las distintas comunidades autónomas.

Por ello, SATSE exige, tanto al Ministerio de Educación como a las consejerías de Educación y Sanidad de las comunidades autónomas, que no “tiren balones fuera” y acuerden generalizar en el conjunto del Estado una medida que, sin duda, podría resultar decisiva para garantizar la salud y seguridad, no solo de los niños, niñas y jóvenes, sino del conjunto de la comunidad educativa (profesores, padres y madres, trabajadores del centro…).

Directriz de la OMS

En este sentido, el Sindicato recuerda que la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe “Consideraciones para las medidas de salud pública relacionadas con la escuela en el contexto de la Covid-19”, se muestra partidaria de la presencia de profesionales de Enfermería en los centros educativos.

«No incluir en los ‘equipos Covid-19’ a una enfermera o enfermero supone un grave error»

“No incluir en los denominados ‘ equipos Covid-19’ a una enfermera o enfermero supone un grave error, ya que su labor diaria de asistencia, cuidados, prevención, educación, formación e información al conjunto de la comunidad educativa, en base a sus conocimientos y cualificación, supondría la mejor arma para combatir al virus en los centros educativos”, añaden.

Por último, el Sindicato de Enfermería subraya que resulta absolutamente imprescindible que haya un equipo de personas formado, capacitado y cualificado para hacer realidad todas las medidas y actuaciones higiénico-sanitarias que se pretenden implementar en el próximo curso, ya que, en caso contrario, resultarán “papel mojado”, con las graves consecuencias que tendría para los alumnos y alumnos y el resto de la comunidad educativa.

Lo que sabemos sobre la COVID-19 y los niños

Según apunta la OMS, los datos facilitados por los países y un estudio reciente sobre la COVID-19 , en los niños se notifican menos casos de niños que de adultos y que, en general, la infección causa una enfermedad leve en este grupo de la población. En cualquier caso, constituyen un vector de contagio de la enfermedad.

También se ha identificado el síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico (MIS-C por sus siglas en inglés). Se trata de una enfermedad grave, poco frecuente, por el  que se inflaman algunas partes del cuerpo (corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, el sistema digestivo, el cerebro, la piel, o los ojos). La inflamación generalmente incluye hinchazón, con frecuencia con enrojecimiento y dolor. La evidencia indica que muchos de estos niños han estado infectados con el virus de la COVID-19 en el pasado, como lo muestran sus resultados de la prueba de anticuerpos.

Estás viendo:
La enfermera escolar, clave en la vuelta al cole

¡Compártelo!