Enfermería, salvando vidas en el agua

Cada año 450 personas mueren ahogadas en España. Un dato preocupante que en muchos casos se podría evitar con la presencia de un enfermero o enfermera.

El verano es la época del año en la que hay que extremar más que nunca las medidas en el agua. Las playas y las piscinas se llenan de bañistas y es cuando se disparan los casos de ahogamiento.  Se calcula que en el mundo 360.000 personas  fallecen por ahogamiento cada año, según la OMSEn España, mueren ahogadas alrededor de 450.

¿Se pueden prevenir los ahogamientos?

Según el último Informe Nacional de Ahogamientos, el año pasado un 44% de ahogamientos tuvo lugar en la playa y un 13 % en piscinas. Lo más preocupante es que en el 83% de los casos no había vigilancia. Eso significa que, muchos casos se podrían evitar si estuviera presente un equipo de salvamento y un profesional de enfermería, preparados para lidiar con este tipo de incidentes.

¿Por que es importante un enfermero en playas y piscinas?

Para trabajar en piscinas y playas, los enfermeros y enfermeras deben estar formados en urgencias extrahospitalarias.  Alejandro Blanco, enfermero de la piscina Universidad Complutense de Madrid, asegura que aunque el 80% de los casos que atienden durante la temporada estival suelen ser picaduras o heridas, también se encuentran con casos graves en los que es imprescindible actuar con rapidez.

¿Cómo evitar accidentes graves?

Los enfermeros y las enfermeras que trabajan en piscinas y playas dedican mucho tiempo a labores de prevención y seguridad. Y además, desarrollan una labor educativa.

  • Inciden en la necesidad de respetar las normas de seguridad como las banderas en las playas o las instrucciones de baño. No subestimar los riesgos.
  • Recomiendan acompañar siempre a niños y ancianos en el baño, porque los niños pueden ahogarse en escasos 20 cm de agua.
  • Aconsejan evitar los zambullidos de golpe para evitar el síndrome de hidrocución que no hace referencia a problemas digestivos sino a cambios bruscos de temperatura.
  • Hidratarse bien para evitar los golpes de calor.

Tanto las piscinas públicas como privadas deben cumplir las normas de seguridad establecidas en el Real Decreto 742/2013, de 27 de septiembre. En el caso de las playas, la cobertura preventiva es competencia legal de cada ayuntamiento.

No te pierdas el programa completo de Enfermería Visible para conocer el trabajo de enfermería en piscinas y playas.

Estás viendo:
Enfermería, salvando vidas en el agua

¡Compártelo!