La donación pediátrica, generosidad con mayúsculas

Este año el Día Nacional del Donante de Órganos se centra en la donación pediátrica, un proceso crítico, delicado y especialmente doloroso que merece un homenaje. En los últimos años se ha conseguido revertir la tendencia y en la actualidad la donación en los más pequeños alcanza su máximo. En los 5 primeros meses de 2019 se realizaron 62 trasplantes infantiles.

España sigue siendo líder en trasplante y donación y supérandose a sí misma año tras año. 2018 cerraba con otro nuevo récord histórico: 48 donantes por millón de población. En total se realizaron 5.318 trasplantes que fueron posibles gracias a los 2.241 donantes. La mayoría son adultos pero entre ellos también hay niños. Para ser exactos, el año pasado la donación pediátrica supuso un 2% del total, es decir, 45 trasplantes, lo que demuestra que se está logrando invertir la evolución decreciente de la donación en estas edades.

“Creo que mi hijo ha podido salvar a otros niños. Es muy gratificante”

La donación es siempre un momento crítico pero cuando se trata de niños la sensibilidad y delicadeza se multiplican, el dolor también.  Por eso en donación pediátrica la generosidad se escribe con mayúsculas.

Aun así la generosidad aparece casi de manera innata en esos momentos “es algo que se siente y que en ese momento no dudas en hacerlo”, cuenta una madre que perdió a su niña de 5 meses y medio y cuyo testimonio ha difundido la ONT. “También está la otra parte que está esperando y nuestro dolor es evidente que eso no lo puede cambiar nadie”, añade, pero en parte “te sientes más aliviada” al saber que pudo “ayudar a otro niño”.

Testimonios desgarradores pero tan reales como demuestran las cifras: entre 2010 y mayo de 2019 en nuestro país se han realizado 1.309 trasplantes infantiles. De ellos, 62 en los 5 primeros meses de 2019. La tendencia demuestra que también en pediatría la donación y el trasplante mejoran cada día.

Día del donante 2019

 Este año, la Organización Nacional de Trasplantes ha querido contar la historia de dos personas, una madre y un padre que dijeron sí a la donación de sus niños a pesar del dolor y el sufrimiento. Ellos son el vivo reflejo de que la donación pediátrica es una generosidad con mayúsculas.

“Desconocíamos muchísimo el tema de los trasplantes  sobre todo infantiles”, comenta el padre, “es bastante importante, creo que mi hijo ha podido salvar a otros niños” y eso “es muy gratificante”, añade.

Por eso, la ONT trabaja ya con la Asociación Española de Pediatría y la Sociedad Española de Neonatología para elaborar un protocolo y optimizar la donación pediátrica. Con motivo de la celebración del día del donante de órganos la ministra de sanidad María Luisa Carcedo ha destacado la extrema generosidad de los padres de los donantes infantiles que, a pesar de su enorme sufrimiento, piensan en aliviar el de los demás.

“Como padre te sientes muy orgulloso, aunque haya sido muy duro”, narra el papá que cuenta parte de su experiencia. “Es un último homenaje, él ahora mismo ha regalado vida.  La pena siempre va a estar ahí. Tenemos otro niño, nació el mismo día con dos años de diferencia, casualidad y ya está”.

Una solidaridad que se contagia

A fecha 31 de mayo, el número total de donantes ha aumentado en un 7% y los trasplantes que experimentan un mayor aumento respecto al año anterior son el de pulmón (+5%), hígado ( +3%) y riñón (+2,2%).

“Es algo que se siente y que en ese momento no dudas en hacerlo”

Todos los pacientes trasplantados tienen algo en común: el enorme agradecimiento hacia alguien que ni siquiera conocen.  De una manera casi mágica ese deseo de saber quién te ha dado una segunda oportunidad se convierte en solidaridad. Quizá ahí radica también la perfección de este sistema de trasplantes iniciado en España, quien recibe el órgano jamás sabrá quién tuvo que fallecer para que él viviera y ahí comienza una misteriosa cadena de favores que hace que cada vez haya más personas agradecidas y solidarias. Y esa actitud se ha contagiado más y más hasta llegar a las cifras de donación que ahora mismo tenemos: ya todos sabemos que la donación debe ser anónima y altruista.

La comunicación en situaciones críticas se reveló vital para determinar que una familia donara o no.

Semanas antes de su jubilación, Rafael Matesanz nos contaba en una entrevista que el comienzo no fue fácil, la donación en España había caído en picado en los años 80 pero supieron identificar lo que se estaba haciendo bien en España para elaborar un proceso eficaz en la donación.

Sin comunicación eficaz no hay donación

Fue uno de los pilares que instauró el padre de la ONT, Rafael Matesanz. La comunicación en situaciones críticas se reveló vital para determinar que una familia donara o no tras un suceso tan complicado como es la muerte de ser querido. Desde hace décadas los coordinadores de trasplantes y profesionales implicados en el proceso de trasplantes reciben un curso de comunicación en situaciones críticas que imparten varias enfermeras de la ONT. De esta forma la familia recibirá la información precisa, veraz y oportuna sobre la posibilidad de donación y lo que ello implica de la manera más sensible y eficaz posible. Siempre sin olvidar que en trasplantes y donación el tiempo es oro.

La enfermería ha sido siempre una pieza angular

En la coordinación de trasplantes de la ONT y también en los hospitales, la enfermería está en el centro del proceso de donación y desde la creación de la Organización Nacional de Trasplantes fue uno de los elementos claves para la configuración del modelo español. Beatriz Domínguez, directora de la ONT resalta la labor de la enfermería en el complejo modelo de trasplantes español.

La eficacia del sistema es la armonía entre equipos y la excelente coordinación interdisciplinar e interterritorial, pero lo que está claro es que a día de hoy ya nadie concibe el proceso de donación sin el liderazgo de la enfermería.

Los éxitos y récords en materia de trasplante no dejan de sucederse. Hace un par de años tuvimos la oportunidad de conocer uno de ellos, en el hospital Ramón y Cajal de Madrid,y la coordinadora de trasplantes nos contó cómo vivieron el maratón de 48 horas en las que trasplantaron 8 órganos.

Estás viendo:
La donación pediátrica, generosidad con mayúsculas

¡Compártelo!